Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Equipo Coapexpan de los equipos grandes de fútbol Xalapeño

Es sinónimo de historia, de grandeza, de un equipo compuesto por guerreros incansables

Por Julián Rodríguez

 

“´Órale pinche puto, mete fuerte la pierna”´… “ay cabrón cuando te lo decían calaba hondo, dolía, porque te podían decir de todo menos eso ni rajado”, recordó el ex defensa del equipo Coapexpan, Juan Manuel Torres, cuando le gritaban sus compañeros al enfrentar a un rival de otro barrio de la ciudad.

“Al escuchar eso se sentía de la madre porque era preferible que te rompieran una pierna a que te rajaras y mostraras cobardía”, dijo.

Y es que en ese plantel no había cabida para los débiles ni para los blandos, para aquellos que evitaban ir al choque, a la lucha cuerpo a cuerpo, hombre contra hombre.

La historia de la escuadra xalapeña data de la década de los 60´, pero en 1976 se integró con puro jugador surgido del popular barrio para participar en el torneo del Centro Deportivo Ferrocarrilero, a donde llegó la crema y nata de una camada de grandes jugadores, de esos que ya no hay, de los que sólo quedan gratos recuerdos, de aquellos que, quienes los conocieron, jamás han olvidado.

Era un futbol llanero, cuando la formación futbolera se daba en el barrio, en la calle. “Coapexpan jugaba en los Campos Juárez, pero cuando se anunció el certamen en el Ferrocarrilero nos agrupamos para participar; eran 20 equipos los que tomaron parte”, mencionó.

“Pero la verdad cuando llegamos allí nos espantamos, ¿qué vanos a hacer aquí? Nos preguntábamos. Y es que había equipazos como el Nápoli, un cuadro de lujo que te deleitabas la vista cuando los veías jugar porque tenían un futbol muy bonito, vistoso, elegante, pero eran riquillos. Allí figuraba gente como Matus, ´La Jaiba´ Martínez, ´Chato´ Maldonado, el ´Custer´ Navarra. También estaba el Colfraima con los hermanos Daniel y Víctor Barradas que medían más de 1.80 y detenerlos era muy difícil, además en la defensa contaban con el ´Diablo´ y el ´Dientes´, dos centrales que se aventaban unas patadas voladoras”, expresó, al tiempo que soltó una carcajada al recordar que estos últimos eran unos auténticos luchadores que detenían a sus rivales utilizando una fuerza violenta y descontrolada.

Habló también del Millonarios, de David Varona, quien armó un combinado con gente de El Dique y la Dos de Abril, como Pablo “Hacha” Cruz, Roger Galván, los hermanos Azcoitia y el portero Esteban “Kalimán” Valdés.

Dejando de lado a otros equipos como Venusca, Berros, River y Automóviles Sánchez, el “Juanelo”, uno de los sobrevivientes de Coapexpan, nos trasladó al pasado, a una época dorada, cuyos jugadores dejaron de existir, que con el correr de los años se han extinguido.

En la memoria de nuestro entrevistado quedaron escenas imborrables, anécdotas que si no las viéramos jamás las creeríamos, como en la final de 1977 cuando enfrentaron a otro grande de ese año como lo fue el Simón Bolívar, que estaba plagado de puros cracks, estrellas del ayer, de hoy y siempre como Miguel Ángel Viveros, Salvador Luna, Yanga Melgarejo, Carlos Burgueño y Alfredo Zamora,

Previo a ese choque Juan Manuel nos comentó que en la semifinal dejaron tendidos en el terreno de juego al Nápoli, mientras que Simón Bolívar hizo lo propio con el Venusca, sin embargo, en ese partido el cuerpo arbitral expulsó a dos de sus jugadores estrellas, Aquileo de Librado y Narciso Hernández, por lo que no estuvieron disponibles para la final.

“Fue extraño todo eso, de hecho, el partido no fue en el Centro Deportivo Ferrocarrilero, sino en el campo de la Normal Veracruzana y aunque protestamos por eso, ya que el torneo era en el Ferro, el presidente de la liga, Armando Manzano Catalayud nos dijo que el encuentro final fue programado allá porque nosotros teníamos una porra enorme y para evitar problemas cambió de escenario”.

Pero sucedió algo más raro, ya que esa final fue pitada por Jorge Alberto Leanza, un árbitro profesional con gafete de FIFA y en ese tiempo estaba en activo en el futbol del máximo circuito.

Y ya en el partido sucedió lo inconcebible: “estábamos atacando en el área del Simón Bolívar cuando de repente cometimos una falta y el árbitro sonó su silbato y gritó ´penalti´, pensamos que era a nuestro favor, pero de repente que agarra el balón y que sale corriendo hacia nuestra área para que ellos cobraran la falta… le reclamamos, pero no nos hizo caso y que nos anotan el 2-0″.

“Ya de plano estábamos desmoronados, pues antes habían fracturado a nuestro compañero Jesús Báez, por lo que nuestro capitán, Ramundo Flores, molesto, enojado y lleno de rabia que se le va encima al árbitro, aunque ese proceder le costó la expulsión, pero antes de salir dijo ´¿ah sí? pues este es mi balón y me lo llevó´ que lo agarra y salió del campo, ante la mirada de sorpresa de los presentes”.

Las historias, anécdotas y momentos que vivieron en esa etapa son tantas que un libro no bastaría para plasmarlas, pero Coapexpan es sinónimo de historia, de grandeza, de un equipo compuesto por guerreros incansables, por nobles futbolistas que nunca se acobardaron, que defendieron sus colores y su playera con algo más que el corazón, pero sobre todo que con su futbol de garra, pundonor y coraje escribieron su nombre con letras de oro en el sagrado libro del balompié xalapeño.

 

EL PLANTEL

Entre otros jugadores, el plantel se integró con Víctor Hugo Flores, el “Loco”, Víctor Manuel Torres, Raymundo Hernández, el “Gallinazo” Jorge Bravo, Orlando Barradas, Narciso Hernández, Aquileo de Librado, Rafael Hernández, Arnoldo Barradas, Julio Hernández, Rafael Segovia, Fernando Valdés, Gilberto Jiménez, Miguel Hernández, el “30”, Sergio Durán, Manuel Hernández, Ramón Flores, Fernando Flores, Miguel Ángel Campos y Jesús Báez, entre otros.

El próximo 4 de diciembre se reunirán los jugadores sobrevivientes del legendario Coapexpan y las nuevas generaciones para festejar otro aniversario.

 

211127coapexpan1 211127coapexpan2 211127coapexpan3 211127coapexpan4
<
>
En 1976 intervino en el torneo del Centro Deportivo Ferrocarrilero.  

Es PIES DE FOTOS

 

EN 1976

 

 

SE CARACTERIZO

Se caracterizó por ser un conjunto de garra.

 

LAS NUEVAS

Las nuevas camadas le dieron continuidad a la tradición del barrio.

 

COAPEXPAN

Coapexpan nació grande y seguirá igual.