Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

A medio siglo de vida del equipo Tupamaros, la historia continúa

Ese año de 1981 el poderoso equipo Tupamaros tenía todo para alcanzar la corona de la Liga Universitaria

Por Julián Rodríguez

Ese año de 1981 el poderoso equipo Tupamaros tenía todo para alcanzar la corona de la Liga Universitaria, pero una mala decisión le costó la eliminación a manos del SUTERM Xalapa.

A 40 años de ese partido aún queda el recuerdo en sus protagonistas, especialmente en su representante y alma del equipo, Jorge Alarcón Contreras, quien durante medio siglo ha estado al frente del mismo.

“La verdad me equivoqué al sacar del juego a ´Nicho´ Fernández porque estaba amonestado y lo quise cuidar para la final, pero a su salida y tras ir ganando 4-1 nos empataron y en penaltis nos ganaron el boleto”, lamentó al recordar aquel fatal encuentro.

Pero esa es sólo una mala experiencia de un plantel que surgió en el centro de esta ciudad, precisamente en las calles Victoria, Betancourt y Azcárate, cuna de grandes futbolistas, unos profesionales otros amateurs, pero que siempre defendieron los colores de sus equipos.

Jorge Alarcón recuerda que en sus inicios Tupamaros debutó en la Liga Xalapeña con una victoria de 4-0 ante el Mérida, con tres anotaciones de Víctor Hugo Sánchez. “Nuestro primer partido fue en la cancha de Miradores, por la laguna, ganando 4-0 a un equipo de nombre Mérida”, dijo

“Tupamaros era un grupo de amigos de Azcárate, Betancourt y Victoria, allí fue donde nació”, recordó nuestro entrevistado.

Así como tuvo una experiencia para olvidar también vieron el otro lado de la moneda, ya que el ex director técnico del UV Xalapa, Godofredo Forzán Portilla, se reunió con él para pedirle que su equipo jugara dos partidos en la Segunda División “B”. “En lo particular esa experiencia fue muy bonita, ya que Tupamaros representó al UV Xalapa en esa división de ascenso y enfrentamos al Iguala y al Átomos de Minatitlán, empatando en su casa con los segundos y perdiendo 3.-2 en el Quirasco contra los guerrerenses, pero les dimos batalla a equipos profesionales”, mencionó.

“Teníamos una buena camada de jugadores, como los Cornejo, los Fernández, de San Bruno y otros chicos de Tuzamapan como Manuel y Marcos Montero”, agregó.

Sin embargo, su logro más importante fue en el torneo de la Escuela Normal veracruzana al obtener el título. “Fue en una segunda generación de muchachos con el que obtuvimos la corona al ganarle al Atlante”, comentó.

Sobre el nombre de la escuadra local, Alarcón Contreras expuso que en sus inicios se llamaban Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), ya que esa dependencia los patrocinaba, pero al retirarles el apoyo buscaron un nombre y surgió el de Tupamaros. “Se acabó el patrocinio y por nuestra cuenta buscamos el nombre que viene de un grupo guerrillero de Uruguay”, recordó.

A medio siglo de vida Tupamaros sigue de pie. “Hasta donde Dios lo permita. Toda la vida me he dedicado a mantener al equipo vivo, a veces con apoyo, a veces solo, pero siempre tratando de mantener el nombre y hasta la fecha lo hemos logrado, pero ojalá que nazca el interés por llevarlo a otro torneo, pues a veces me canso y necesito dedicarle tiempo a mi familia, que ya bastante me han aguantado estar fuera los sábados y los domingos”, finalizó.

Algunos de sus integrantes son Ángel Morales, Carlos Veloz, José Luis Cornejo, Ignacio Fernández, “Chato” Maldonado, Lorenzo Antonio Portilla Vázquez, Alejandro Portilla, el “Coyote” Enrique Rodríguez, Julio César Fernández, los hermanos Sergio y Darío Alarcón y Juan Manuel Landa, entre otros.

SU CASCARA

La escuadra xalapeña cierra el año con dos encuentros entre sus exintegrantes y las nuevas generaciones, de hecho, en el primer partido los “viejos” mostraron la garra e impusieron sus condiciones, pero se volverán a ver las caras este miércoles en la cancha principal de la Unidad Deportiva Universitaria.

211227deporte7 211227deporte6 211227deporte5 211227deporte4 211227deporte3 211227deporte2 211227DEPORTE1
<
>
El miércoles se vuelven a ver las caras en su cáscara anual. Fotos: Julián Rodríguez