Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Rafael Nadal anhela la normalidad en el tenis tras la pandemia del Covid-19

El tenista español declaró en entrevista exclusiva con EL UNIVERSAL Deportes que espera el regreso a la normalidad por el beneficio del espectáculo del...

Durante los más recientes 15 meses y medio, Rafael Nadal sólo ha participado en ocho torneos (dos coronaciones), cifra contrastante con los 13 que disputó en 2019 (cuatro coronaciones). Es uno de los daños colaterales de la pandemia de Covid-19, esa que el tenista español espera que acabe pronto, porque él está convencido de que -tras la pesadilla- todo volverá a la normalidad.

“A todos nos ha cambiado la perspectiva del mundo, pero no soy de estos que piensan que -por lo que estamos viviendo- la vida no volverá a ser igual”, asegura el actual número tres del ranking mundial y nuevo embajador de las bebidas Amstel ULTRA y Amstel ULTRA Seltzer. “Pienso que sí será como antes, pero esto nos sirve como experiencia para valorar más que nunca todas las cosas positivas que tenemos cuando el mundo funciona y no estar quejándonos por lo que tiene poca importancia”.

“(Hay que) saber valorar los momentos y las cosas que son importantes, y no darle importancia a las que no lo son. Esta pandemia nos ayuda a ver lo frágiles que somos y a pelear por lo que tenemos”.

Puedes leer: “Rafael Nadal busca ser el mejor en la historia de los Grand Slams”

En su caso, la actividad oficial se redujo considerablemente, pero está convencido de que hizo lo correcto, porque el ajetreo natural de los tenistas de élite puede significar un riesgo mayor de contagio de coronavirus.

“Sin alguna duda, es un año difícil en todos los sentidos”, reconoce el español, en entrevista exclusiva con EL UNIVERSAL Deportes. “Ha sido un año triste y, en el ámbito deportivo, se han perdido eventos, el calor de los torneos por la no presencia del público, además de que los eventos se han seguido desarrollando, pero con una serie de medidas drásticas; sin embargo, cada cual -en su disciplina- ha intentado encontrar el camino adecuado para que el deporte pueda seguir avanzando de la manera más segura posible”.

Rafael tiene la esperanza de que la vacunación masiva en el orbe sea esa llave que abra la puerta de la normalidad. “En el tenis no ha sido la excepción, se han dado pasos hacia adelante y confiemos que, con las vacunas, podamos volver a disfrutar de la vida en general, en la que está el deporte, porque -al final- es un entretenimiento de millones de personas en el mundo y lo deseo como atleta, pero también como espectador”, comparte. “Confío que, dentro de un tiempo no muy largo, podamos volver a disfrutar de estadios con gente”.

Mientras eso pasa, él se prepara para tener mucha más actividad que en 2020, cuando se coronó en el Abierto Mexicano de Tenis y el Roland Garros. Ese número de títulos tiene que ver con su poca participación en torneos.

“Han sido momentos en los que uno debe tomar las decisiones que crea mejores, tanto para su felicidad, su carrera deportiva, su salud y su familia”, subraya Nadal. “En estos momentos, cada uno tiene una perspectiva y una forma de reaccionar distinta… Cada uno tiene que encontrar el camino con el que se sienta cómodo. He tomado mis decisiones, he jugado muy poquitos torneos este último año, pero ahora espero apretar en estos meses, jugar mucho más y poderme dar opciones de disfrutar del tenis en su máxima expresión”.

“Durante estos últimos 12 meses, he hecho lo que me han pedido la cabeza y el corazón. Así voy a seguir actuando y confío en que las decisiones sean las acertadas”. Porque 2020, considera, será un año que la humanidad no olvidará, debido a los estragos directos e indirectos que generó la pandemia de Covid-19.

“En mis 35 años de vida, no había visto algo que parara al mundo como esta pandemia”, confiesa. “El mundo ha estado sufriendo muchísimo con muchas muertes, además del sufrimiento de las familias que perdieron a alguien y lo económico, porque -cuando suceden estas cosas- hay mucha gente que pierde sus empleos, y es muy complicado que uno mantenga la tranquilidad, cuando hay tanta gente sufriendo alrededor”.