Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

“La medalla me da ánimo para seguir”

Reza un dicho que después de la tormenta viene la calma. Así fue para el taekwondoín Uriel Adriano, quien presume con orgullo una plata...

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 8 (EL UNIVERSAL).- Reza un dicho que después de la tormenta viene la calma. Así fue para el taekwondoín Uriel Adriano, quien presume con orgullo una plata en el Canadá Open 2017, medalla que arrastra consigo un año de esfuerzo y de mucho sacrificio físico, mental y económico, luego de haberse quedado a la deriva por las lesiones que lo aquejaron y sin el apoyo (como suele suceder), de quienes después presumen como suyos los logros de los atletas.

— ¿Qué representa para ti volver a escena con una medalla?
— Después de lesiones tan fuertes, de que me quitaron el apoyo, hice un gran esfuerzo para poder ir a Canadá, donde he estado entrenando con un profesor. Llegué al torneo después de más de un año que no peleaba y me sentí bien, pero más que nada, esta medalla me da ánimos para seguir.

— Este logro también es una “cachetada con guante blanco” para la gente que te quitó el apoyo y no creyó en ti…
— Lo hice por mí. Pedí ayuda y algunas personas me dijeron que sí, pero nunca llegó, y otras personas que nunca me dieron nada. No es reclamo, porque ya no me interesa, simplemente voy a seguir haciendo mi trabajo.

— La plata también te deja un panorama más amplio para saber en dónde estás parado…
— Sí, mi primer paso es volver a ganar un Nacional, volver a estar concentrado con selección nacional, sé de mi calidad. ¿Dónde estoy parado? Creo que en un nivel en el que puedo seguir creciendo y preparando al cien por ciento, siento que puedo llegar a dar medallas no sólo panamericanas o centroamericanas, sino mundiales todavía y volverme a colocar para tener mi oportunidad de representar a México en Tokio 2020.

— ¿Qué te motivó a hacer el esfuerzo físico y económico?
— Una de las cosas por las que hice este esfuerzo para regresar fue para demostrarme a mí mismo que también podía por todas las cosas que pasan a mi alrededor, que a veces te hacen sentir mal y te hacen sentir que no fueras campeón del mundo, como es en mi caso, te hacen sentir que no eres nadie cuando en realidad eres alguien.