Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Floyd y Conor sacan lo “barrio”

Con un frente a frente que duró dos minutos y 35 segundos en los que Floyd Mayweather Jr. y Conor McGregor mantuvieron una batalla...

CIUDAD DE MÉXICO, julio 12 (EL UNIVERSAL).- Con un frente a frente que duró dos minutos y 35 segundos en los que Floyd Mayweather Jr. y Conor McGregor mantuvieron una batalla de insultos, cerró la primera parada de la gira de medios que se realizó en el Staples Center de Los Ángeles.

Mayweather y McGregor se pararon frente al público, clavaron la mirado uno en el otro y comenzaron una seguidilla de malas palabras que no se detuvo hasta que el presidente de la UFC, Dana White, detuvo al peleador de artes marciales mixtas.
El estadounidense Mayweather, quien tiene marca de 49-0 en el boxeo, encendió al público en dos ocasiones. La primera cuando sacó de su mochila un cheque que señaló es de 100 millones de dólares, y al final, cuando externó “griten lo que quieran gritar, pero Dios no comete errores y solo hizo una cosa bien y eso fue mi récord”. Cuando Floyd mencionó que “así se veía un hombre de 100 millones de dólares”, McGregor le contestó “claro, díselo a los del IRS” en referencia al supuesto adeudo que mantiene el estadounidense en el pago de sus impuestos.

Conor fue el primero en tomar el micrófono. El irlandés de inmediato atacó a su rival al apuntar que su vestimenta deportiva se debió a que no tenía dinero.

“Él viste unos pants, no tiene dinero para pagar un traje. Está quebrado, lo voy a noquear, apunten mis palabras”, dijo McGregor, que ha dominado las divisiones pluma y ligero de la UFC.
Mayweather portó prendas deportivas, incluida una sudadera con los colores de la bandera estadounidense y una gorra que tenía en el frente 48-0. McGregor usó un traje azul con raya de gis con las palabras “Fuck you”.

Se dijeron de todo, aunque falta mucho más, pues la gira continuará este miércoles en Toronto, este jueves estarán en Nueva York y cerrarán el viernes en Londres, con el apoyo para McGregor.