Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

El boxeo regresa a la CDMX tras parón por el Covid-19

El próximo sábado se realizará la primera función de boxeo en la CDMX tras el parón por el coronavirus; TV Azteca será la sede

El boxeo profesional en México regresa a la capital del país tras un parón de tres meses por la pandemia del coronavirus. Los organizadores de esta función que se realizará el próximo sábado en los estudios de TV Azteca informaron el martes que siguen adelante con sus preparativos.

Emanuel “Vaquero” Navarrete, campeón mundial mexicano de peso súper gallo del Consejo Mundial de Boxeo, estelariza la cartelera que se realizará sin público en uno de los estudios de la cadena de televisión del Ajusco, una de las televisora más grande del país.

La promotora Zanfer lleva semanas preparando la pelea, que será la primera en la capital y la de más alto perfil en México desde que las autoridades sanitarias comenzaron con recomendaciones de distanciamiento social en marzo pasado.

El boxeo profesional regresó oficialmente al país durante la primera semana de junio con un combate en Pátzcuaro, Michoacán, protagonizado por Carlos “King” Molina, excampeón mundial de peso ligero de la Federación Internacional de Boxeo (FIB). Esa pelea se realizó sin público y sin transmisión por ninguna cadena de televisión a nivel nacional.

Para cuidar la salud de los boxeadores, los organizadores han dispuesto un protocolo amplio que incluye acciones antes y durante el combate. Lo primero fue realizar pruebas de coronavirus. La peleadora Silvia “Guerrerita” Torres dio positivo y quedó fuera de la cartelera.

Esta semana los boxeadores permanecerán concentrados en un hotel de la capital sin contacto con nadie más que el médico que diario les toma la temperatura y revisa sus condiciones generales de salud.

El día de pesaje, que será el viernes, se usará una báscula digital y se pondrán acrílicos de protección, mientras que el sábado serán sanitizados los vestuarios, el ring, los banquillos. Las 18 personas que estarán dentro del estudio serán sometidas a pruebas de coronavirus para evitar contagios.