Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Sigue la “guerra” entre Jesús Martínez y Alejandro Irarragorri

El presidente de Grupo Orlegi, no fue invitado a la investidura del Salón de la Fama

La pelea entre Jesús Martínez, presidente del Grupo Pachuca, y Alejandro Irarragorri, presidente de Grupo Orlegi, estaba en un pasaje, digamos, de “Guerra Fría”. Hasta ahora… El dirigente de Orlegi, quien maneja al actual campeón del futbol mexicano, el Atlas, además de Santos Laguna y Tampico Madero, fue ignorado, no fue invitado al evento del Salón de la Fama que se hace en Pachuca.

Se notó la ausencia del dirigente, más cuando uno de sus preferidos, Oswaldo Sánchez, fue condecorado. No hay que olvidar que cuando Oswaldo fue echado del GuadalajaraIrarragorri salió en su rescate y lo volvió capitán, líder de su equipo y este los guió hacia varios títulos. Era importante que estuviera presente, pero no… Ni sus luces.

 

La rivalidad entre Jesús Martínez y Alejandro Irarragorri inició en el 2017, cuando el dirigente santista fue el encargado de negociar los derechos de transmisión de la Selección Mexicana con las televisoras.

Al final, estos fueron renovados con las televisoras nacionales (Televisa y TV Azteca), lo que ocasionó el enojo de Martínez, quien dijo que tenían ofertas mucho más atractivas, las que no se concretaron por la cláusula de renovación.

Jesús Martínez dijo que había una oferta de 100 millones de dólares, de parte de televisoras extranjeras, Irarragorri no lo tomó en serio, ya que había una cláusula que cumplir. Y se dejaron de hablar.

 Para acabar de romper los lazos, vino la polémica por la desaparición del descenso y el ascenso en el 2020. Se dijo que Alejandro Irarragorri fue el impulsor de esta medida y este acusó a Martínez de filtrar esos rumores.

En redes sociales, el dirigente de Orlegi fue directo: “Jesús, el día que quieras debatir seriamente, abiertamente y de frente, pero ya basta de operar por atrás. Sólo dime el lugar y la hora y ahí estaré. en el ínter, por favor, mide más las consecuencias que tiene el alimentar rencores y manipular la pasión de las aficiones en el entorno actual en el que vivimos”.