Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Luis Fuentes olvida su origen Puma; admira el americanismo

Al lateral izquierdo, de 33 años de edad, no le pesa la casaca de las Águilas

Luis Fuentes toma a su favor los caprichos del futbol. Como surgido de los Pumas, odió deportivamente al América, pero ahora que viste de azulcrema, ya lo ama.

Su historia lo hace grande, al América lo odias o lo quieres. Todos buscan ganarte y te juegan a otra intensidad”, dijo Fuentes a EL UNIVERSAL Deportes. “Siempre ha sido un grande, no por demeritar a otros; está en sus vitrinas”.

Al lateral izquierdo, de 33 años de edad, no le pesa la casaca de las Águilas, incluso, se mostró agradecido por relanzar su carrera, pese a las críticas de los aficionados por su contratación.

Vengo para aportar experiencia. Es un plantel competitivo del que se puede hablar bien y mal, pero soy un profesional y doy todo, en el futbol no todo está escrito, porque te puede cambiar en  distintas direcciones”.

“[El América es perfecto para reivindicar], así es, lo mediático aquí es muy fuerte y haciendo bien nuestro trabajo podemos conseguir grandes cosas demostrando la valía dentro del terreno de juego, pero antes hay que ganarnos al técnico [Miguel [Herrera]”, indicó.

Con cuatro juegos disputados en el Clausura 2020, tres de titular y un gol, Fuentes destacó que su vuelta a los reflectores sea bajo la tutela del Piojo.

“Miguel es una gran persona, se sabe de su capacidad, excelente entrenador en el América y con la Selección [Mexicana], ha mostrado su valía y por eso se mantiene con sus equipos, tiene una manera peculiar de trabajar, de llevar sano y comprometido a un grupo”.

Lo que Pumas le negó.  Además, Luis Fuentes apuntó que en este año le ilusiona llegar a un Mundial de Clubes, un escenario que en los Pumas y en otros equipos no pudo conocer.

El América juega para ganar, tanto que la Concacaf [Liga de Campeones] es importante para todos nosotros. En lo internacional, si lo hacemos bien, nos vamos al Mundial de Clubes, ¿quién no quiere ir?”, remató.