Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Denuncian intento de manipulación del Real Madrid-Barça

Un árbitro asistente asegura que recibió "presiones" para favorecer al club merengue

El Universal

Un árbitro asistente ha puesto una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción española asegurando que recibió “presiones” para favorecer al Real Madrid en el próximo clásico ante el Barcelona, lo que provocó hoy una gran polémica en el fútbol español.

El conflicto arrancó en la noche del miércoles, cuando la “Cadena Cope” informó de que un abogado, en nombre de un juez de línea que pidió el anonimato, formalizó una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción de Barcelona por “presuntas presiones para perjudicar al Barcelona” en el partido del 21 de noviembre en el Santiago Bernabéu.

Según el escrito, cuyo contenido ya está siendo investigado por la policía a la espera de que la Fiscalía admita o no a trámite el procedimiento, el colegiado desea que su versión sea difundida para “frenar la posible realización” de más presiones y actuaciones perjudiciales para los intereses del Barcelona.

Según la Cadena Cope, el autor de las presiones habría sido José Ángel Jiménez Muñoz de Morales, ex colegiado y actual vocal del Comité Técnico de Árbitros de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF).

“No tengo ni idea de dónde viene, pero es kafkiano, por no decir otra cosa”, declaró el dirigente federativo.

El asunto generó en el fútbol español toda una marea de comentarios, suposiciones y sospechas. Además, aún no se sabe quién será el árbitro que dirigirá el clásico.

El presidente del gubernamental Consejo Superior de Deportes (CSD), Miguel Cardenal, aseguró que le gustaría que “la Federación Española de Fútbol aclare de manera inmediata lo que tiene que ver con la acusación”.

“El árbitro que denuncia presiones debe dar la cara, le apoyaremos”, añadió el representante del gobierno.

El Barcelona también pidió una clarificación de los hechos. “Espero que no se confirme porque sería peligroso para la competición y su prestigio”, manifestó Susana Monje, vicepresidenta del área económica del club azulgrana.

Lo que queda ya fuera de toda duda es que el árbitro del clásico del 21 de noviembre vivirá una enorme presión y tendrá millones de ojos examinando sus decisiones.

“No podemos estar con esta historia de amenazas, hablando sin saber quién es. Nadie puede tener miedo. No puede ser que de una manera razonable en 2015 alguien pueda tener miedo a represalias por denunciar un caso como este”, resumió Cardenal.