Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

NFL Wilson pone un alto a la polémica de los balones

El quarterback de Seattle pidió que se dé punto final al tema de los balones desinflados para que ambos equipos puedan concentrarse en el...

El Universal

La polémica generada por los balones desinflados en la final de la Conferencia Americana no sólo tiene cansados a los jugadores y entrenador de los Patriots de Nueva Inglaterra previo al Super Bowl XLIX.

Russell Wilson, quarterback de Seattle, pidió el lunes que se dé punto final al tema para que ambos equipos puedan concentrarse en el partido del próximo domingo.

“No tiene nada que ver con nada ese asunto”, dijo Wilson cuando se le preguntó su opinión del tema. “No creo que la integridad del juego esté siendo atacada o lo que ustedes quieran decir. Creo que tenemos muchos grandes jugadores en la liga y que hacemos las cosas de la manera correcta”.

Una investigación de la NFL encontró que 11 de 12 balones utilizados en el partido entre Nueva Inglaterra y los Colts de Indianapolis estaban inflados con menor presión durante los dos primeros cuartos del partido.

Los Patriots prevalecieron 45-7 en ese encuentro para avanzar al juego por el título de la NFL.

El quarterback Tom Brady y el entrenador Bill Belichick negaron tener conocimiento del tema de los balones desinflados y el pasado sábado el coach incluso ofreció una rueda de prensa en la que, por segunda vez en menos de una semana, defendió a su equipo de las acusaciones de trampa.

Algunos quarterbacks en retiro dijeron que no es inusual trabajar con los balones para que tengan una mejor sensación en los partidos. Brad Johnson, quien comandó el ataque de los Buccaneers en el Super Bowl XXXVII, fue más allá al afirmar que sobornó a empleados de la liga para que alteraran los balones de ese encuentro.

Wilson dice que él no hace nada con los balones.

“En términos de lo que ocurre previo a un partido, simplemente me gusta tener un balón para lanzar. Es lo único que busco”, dijo Wilson. “Pero todas esas distracciones no tienen nada que ver con nosotros”.

Parece claro que Wilson no quiere que el tema de los balones se convierta en una distracción para ellos.

Habrá que ver qué tanto afecta a los Patriots, que arriban por la tarde a esta sede.