Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Real Madrid golea 7-1 a Celta con cuatro tantos de CR7

160305madrid
Real Madrid golea 7-1 a Celta con cuatro tantos de CR7

El Universal

El Real Madrid se reconcilió hoy con su  enojada hinchada con una contundente goleada por 7-1 al Celta y  cuatro goles del portugués Cristiano Ronaldo, la mecha de los blancos  en la vigésimo octava fecha de la Liga española de futbol. 

Descartado de la lucha por el campeonato después de caer el pasado  sábado en el derbi madrileño frente al Atlético, el Real Madrid
respondió a la crítica generalizada con una gran segunda parte ante  los gallegos, inexistentes tras la reanudación, después de un primer
tiempo muy igualado. 

No fue hasta la segunda parte cuando, azuzado por los pitos de la  grada, Cristiano Ronaldo desató su furia con cuatro goles en 30  minutos (50′, 58′, 64′ y 75′) y un festival ofensivo que completaron  el español Jesé (77′) y el galés Gareth Bale (81), saliendo desde el  banco tras 48 días de baja. El portugués Pepe había abierto el  marcador para los blancos en el 41′ y Yago Aspas marcó el gol del  honor para el Celta en el 62′. 

Con su mejor partido en las últimas fechas, los dirigidos por  Zinedine Zidane, terceros, recortaron a un punto su desventaja  respecto al Atlético, que mañana visita al Valencia, y a nueve la  diferencia que los separa del Barcelona, que también mañana se mide  al Eibar. 

Muy descontenta inicialmente con su equipo, la hinchada blanca  abandonó el estadio Santiago Bernabéu satisfecha con una goleada que
sobrevino tras una primera parte gris, plomiza y bastante plana,  apenas agitada en el tramo final, cuando las jugadas de estrategia
dieron vida al Real Madrid. 

Con el francés Karim Benzema, el croata Luka Modric y el alemán  Toni Kroos ausentes, Zidane optó por dar también descanso al
cuestionado James Rodríguez y por dejar de entrada en el banco al  recuperado Gareth Bale. 

El técnico francés apostó de nuevo por Borja Mayoral y Lucas  Pérez, pero, a diferencia de lo que sucedió ante el Levante, los
canteranos no brillaron hoy. 

Nadie lo hizo en el Real Madrid, que adoleció de falta de creación, continuidad e intensidad, y sólo el tanto de Pepe, de  cabeza a la salida de un córner botado por el español Isco, aplacó  los caldeados ánimos de la hinchada blanca. 

El Celta, que había defendido bien las contras de los de Zidane,  flaqueó de nuevo en su punto débil, defender las jugadas de
estrategia ante un equipo que supera de largo su media de altura. 

Antes de que Pepe abriera el marcador, Rubén Blanco había atajado  bien un disparo de Cristiano Ronaldo y, en la jugada siguiente, otro
de Isco que, tras un gran recorte en el área pequeña, tiró flojo. 

La escasa victoria parcial a la media parte no contentó a los  fans, que pitaron a Cristiano en la reanudación hasta que el  portugués les hizo callar con un potentísimo disparo desde más allá  de la media luna imposible para Blanco. 

Desafiante, el astro del Real Madrid se fue hacia la grada con la  mano en la oreja, preguntando por los silbidos que recién había  recibido. 

Y sin tiempo apenas a que la hinchada reaccionara, Cristiano  anunció el vendabal blanco con su segundo gol, una falta desde el  borde del área perfectamente lanzada. 

A partir de entonces, el duelo fue una fiesta para los de Zidane,  frente al peor Celta de la temporada. 

Más allá del anecdótico y bello gol de Aspas, no hubo noticias de  los dirigidos por el argentino Eduardo Berizzo, desconocidos y
completamente desorientados en el coliseo blanco. 

El astro portugués aumentó su cuenta goleadora hasta cuatro y, con  26 tantos en lo que va de Liga, le arrebató provisionalmente la
primera plaza de la tabla de goleadores al azulgrana Luis Suárez. 

Jesé y Bale, ambos saliendo desde el banco, completaron el  marcador. Tras casi dos meses ausente por lesión, el galés se
reencontró con su hinchada con una cabalgada en solitario que  concluyó con un disparo pegado al palo, imposible para Rubén. 

Los blancos cumplieron con lo que Zidane les había pedido para  ganarse el cariño de la hinchada y hoy dormirán un poco más cerca de
sus antecesores.