Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

‘Ojitos’ tiene 50años en el futbol

160506ojitos
Enrique Meza hace que Morelia tome su mejor nivel y es ‘caballo negro'

El Universal

Todo comenzó como un juego que se hizo profesión, una profesión que lleva 50 años de vida. Enrique Meza Enríquez, el ‘Ojitos’, para los muy cuates, lleva ya 50 años como profesional de la patada, a quien le vaticinaron que “fracasaría”, y mírenlo ahora.

“Toda mi vida ha sido así, llena de críticas o de opiniones de que no voy a triunfar, pero bueno… Como jugador fui del montón, casi no jugué, pero gané siete campeonatos con Cruz Azul y como técnico también me ha ido bien [cuatro títulos nacionales y cuatro internacionales]… He trabajado mucho para esto, pero también con una pizca de suerte que ha actuado a mi favor”, recuerda el ahora entrenador del Morelia.

El comienzo fue en la colonia El Reloj, al sur de la capital mexicana, donde todas las tardes, Enrique salía a jugar con sus amigos y hermanos. “Mi colonia estaba llena de empresas farmacéuticas, laboratorios que formaban sus equipos de futbol y yo jugaba en casi todos como delantero”.

Los sueños de Meza iban más allá de quedarse en equipos de barrio. La suerte se le presentó cuando “se formó una selección del Distrito Federal para participar en un torneo nacional. Al 늜nal no se hizo, pero el equipo sí, ahí me vieron en Cruz Azul, ya como portero, en 1966. El resto es historia”.

“No me amargué por no jugar tanto, tenía grandes compañeros como el ‘Gato’ [Miguel Marín], Héctor [Pulido], el ‘Kalimán [Javier Guzmán], Cesareo Victorino, [Alberto] Quintano, entre muchos otros. Además de técnicos como don Nacho [Trelles], don Raúl Cárdenas, Arpad Fékete, Claudio Lostanou. Mucha gente buena y exitosa, que me ayudó no sólo a ser buen jugador o técnico, sino a ser buena persona, eso es lo más importante. Algunos me han dicho: ‘Perdóneme profe, pero esta es mi vida privada, no se meta’, pero soy necio y sigo ayudando”

Todo lo que comenzó como un juego se hizo una profesión que ama y que se ha vuelto en la otra mitad de su vida. “Hoy tengo este compromiso con Morelia. Cuando llegué dijeron que iba a fracasar, pero ya estoy acostumbrado”. Costumbre de hace 50 años