Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Aplastados por el peso del dopaje

150716pesas
La halterofilia en México, manchada por uso de sustancias prohibidas

El Universal

Aunque es una de las pocas disciplinas que le ha dado a México una medalla de oro en los Juegos Olímpicos, la halterofilia es también un deporte ensombrecido por una  larga lista de dopajes positivos.

Tras acaparar los reflectores con el metal áureo de Soraya Jiménez en  Sidney 2000, el levantamiento de pesas encadenó una serie de escándalos que tiene a nuestro país en la  mira de instancias internacionales como la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) y la Federación Internacional de la especialidad.

Por citar algunos casos, el año pasado Carolina Valencia, tricampeona centroamericana, dio positivo  por estanozolol y boldenona, después de cosechar tres bronces en el Mundial de Polonia.

Previo al anuncio oficial, la oriunda de Chetumal recibió incluso el Premio Nacional del Deporte de manos del presidente  Enrique Peña Nieto.

“Yo no ingerí voluntariamente ninguna sustancia para mejorar mi rendimiento, voy a acudir a las  instancias correspondientes”, dijo la halterista tras conocer la noticia.

Uno de los casos más sonados fue el de  Soraya Jiménez, quien no pasó un control luego de participar en el Campeonato Panamericano que se celebró en Venezuela en 2002.

La entonces presidenta de la Federación Mexicana  (FMLVP), Martha Isela Elizondo, fue la encargada de informar que  Soraya  había consumido estimulantes previo a la competencia.

Seis años después, ya con Rosalío Alvarado al frente de la FMLVP se dio uno de los casos más graves para la disciplina cuando la sonorense Liliana Borbón dio positivo por metandienona en el Mundial en Tailandia lo que provocó que nuestro país perdiera una de las tres plazas que tenía para los Juegos Olímpicos de 2008.

Otro episodio sucedió en 2007 durante la Universiada Mundial en Tailandia con  Ivette Martínez.

Los múltiples casos de dopaje tienen a la Federación Mexicana de la especialidad  en serios problemas. La FMLVP  debe pagar una multa por cada falta cometida por los deportistas, además de tener que desembolsar unos 300 dólares si se requiere la apertura de la prueba B . Incluso el organismo podría ser expulsado de la Federación Internacional por reincidencia.

Pide Cynthia abrir prueba B. Luego de dar positivo en un control antidopaje, Cynthia Domínguez solicitó a la comisión médica de la Organización Deportiva Panamericana (Odepa) la apertura de la prueba B.

Mario García de la Torre, jefe de misión y Carlos Padilla, titular del COM, confirmaron que la sonorense pidió dar sus argumentos.

“Estos son procesos largos y debemos respetar los derechos de los atletas. Ella ya tuvo su audiencia y en los siguientes días veremos qué avances tiene este caso”, dijo Padilla.

De la Torre informó que los médicos de la delegación  mexicana ya analizan el caso de la halterista.