Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Le dijeron que no volvería a jugar fútbol; hoy sigue ganando títulos de goleo

Ha conquistado infinidad de títulos de goleo individual en torneos xalapeños

Por Julián Rodríguez

“Lo siento mi amigo, usted debe operarse y con seguridad ya no volverá a jugar futbol”. Esas palabras sonaron a martirio en los oídos del delantero xalapeño Jesús del Moral Alarcón, quien asistió a una consulta con un conocido traumatólogo local para que le diera un diagnóstico sobre la lesión que había sufrido.

Eso sucedió hace unos 9 o 10 años cuando el reconocido jugador sufrió ruptura de ligamentos externo, interno y tendón de Aquiles del pie izquierdo. “El pronóstico era muy negativo de que no podría incluso caminar bien. Por mi edad las alternativas de tratamiento o cirugías eran muy limitadas de acuerdo al planteamiento que me hacía un especialista xalapeño, por lo que acudí con Delfino Torres, compañero de trabajo (traumatólogo) y fue gracias a él y a mi fe en Dios que tuve la oportunidad no sólo de caminar bien, sino de volver a jugar, y aquí seguimos”, dijo el muchas veces monarca de goleo individual.

Pero no olvida esa pesadilla. “La verdad en esos momentos era una mezcla de sentimientos muy tristes y de preocupación, primero por mi salud y el poder caminar bien era mi prioridad, después pues dejar de jugar, pensé si es que Dios así lo quiere y que de esa manera me alejaría de los campos pues aceptaría sus designios, pero aún me mantiene aquí dando patadas al balón, agregó.

Ese fue un pasaje muy triste del jugador nacido el primero de agosto de 1964, pero ahora que todo quedó atrás, en el pasado, sigue disfrutando cada momento que pasa en el campo, cada gol que anota y que lo ha colocado en nuestra ciudad como uno de los históricos artilleros que ha habido.

El “Chuchín” nos llevó a su vida anterior, la de niño, cuando se inició en el llamado “juego del hombre”. “Existía un campo pequeño atrás de la escuela primaria Abrahán Hernández Castellanos que se encuentra en la calle de Ferrocarril Interoceánico, ahí fue donde iba ver jugar a mis hermanos mayores (Toño, Miguel y Andrés y trataba de imitar como jugaban y fue ahí donde agarré el gusto y amor por el futbol”, dijo.

Con el correr de los años su calidad lo llevó a militar en equipos como Xallitic, Casa Blanca, San Bruno, Monte de Piedad, Primera de Pipila, Resto del Barrio, Rébsamen y FESAPAUV, luego vinieron Flamengo, Proquiver, Dique, CFE y Linces, pero también fue parte de representativos locales y de Veracruz.

Sin embargo, no se le dio jugar en el balompié rentado, ya que su señor padre lo condicionó para irse a los Potros del Atlante. “Cuando le entregara un título profesional podría emigrar”, recordó el “Chuchín”, quien tras varias décadas de eso reconoce que lo mejor que pudo hacer fue estudiar. “Eran otros tiempos y siendo menor de edad mi padre tenía que dar su autorización a lo cual sólo me puso una condición, entrégame un título profesional y después si aún quieres y puedes te dedicas a jugar tu futbol´, fue una respuesta muy dura para mí, pero siempre fui muy respetuoso de las indicaciones y órdenes de mis padres, y creo que no se equivocó, pues gracias a Dios vivo de mi profesión y me ha dado muchas satisfacciones”, sostuvo.

El hombre no lleva un conteo o estadística sobre los campeonatos de goleo que ha conquistado. “Sin que suene a vanidad llevo muchos, desde las categorías infantiles y juveniles, a pesar de que mi posición que jugaba era de extremo izquierdo, medio creativo y centro delantero. ya en tiempos mayores como 6 títulos de goleo”, expuso.

Se ha caracterizado por ser un futbolista limpio y honesto. Es de los pocos aplica el juego limpio o “fair play”. “Soy apasionado y entregado, pero muy limpio y respetuoso tanto de mis compañeros, así como del cuerpo arbitral, de hecho, sólo tengo una expulsión en toda mi historia futbolística y eso por acumulación de dos tarjetas amarillas, aunque como a todos me gusta ganar, pero también he aprendido mucho de las derrotas”, precisó.

Las máximas alegrías, fuera de lo familiar, se las ha regalado su bendito deporte. “Si, el tener la oportunidad y el gusto de jugar y convivir con los amigos en un deporte que nos permite por momentos reír, gozar de una buena jugada, dejar los pesares y cargas de trabajo e incluso olvidarse de todo problema que pudiera existir y disfrutar de este deporte que como ganancia también te aporta salud mental y física”.

Se habla de tú con el gol. “Es un sentimiento muy especial, es la culminación de un esfuerzo y trabajo colectivo de equipo, entonces el gusto y alegría que siento en me gusta compartirlo y trasmitirlo a mis compañeros pues ellos son parte de ese logro”, comentó.

Admirador de muchos ex futbolistas como Rafael Márquez, Zinedine Zidane, Platini, Maradona y Pelé, pero especialmente de Ronaldinho por la magia que tenía en sus botines, sabe que nada es eterno y algún día deberá colgar los botines. “Hasta que Dios me dé la oportunidad, y hasta que mis facultades físicas y mentales me lo permitan, pero por ahora gozo del momento y de cada juego en el que existe en mi vida una gran motivación y motor que son mis hijos, mismos que me alientan en cada momento y a los cuales dedico cada uno de mis triunfos y logros”, señaló.

Por último, el exitoso delantero, de profesión cirujano dentista, se despidió de nosotros dejando en claro que el futbol es todo para él, es un deporte que lo ha llevado a sentir pasión, alegría y sufrimiento, pero sobre todo tener y contar con sus mejores y más grandes amigos.

220328artillero1 220328artillero2 220328artillero3 220328artillero4 220328artillero5 220328artillero6
<
>
Jugó en el Tepic al lado de jugadores como Polo Toral y el “Pelón Toluco” David Bárcenas.