Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

“El Tri sería dañado por extranjeros”

Una Liga plagada por naturalizados y foráneos afectaría a la Selección, tal vez en el Mundial de 2022, alerta "Piojo"

El Universal

Miguel Herrera hace un recuento de las opciones que tiene para conformar su ataque y revela no estar preocupado por el ‘boom’ de futbolistas no nacidos en México que hay en el balompié nacional, aunque reconoce que —si la tendencia se mantiene—, el Tricolor podría verse afectado en el futuro.

Eso sí, el entrenador de la Selección Nacional subraya que no todo es responsabilidad de los directivos. Invita al jugador mexicano a luchar por un puesto y a sus colegas a jugársela con el talento generado en las fuerzas básicas de cada institución.

“Si no hay buena competencia de los mexicanos, sí [se verá afectado el representativo]”, sentencia el ‘Piojo’, entrevistado vía telefónica. “No a lo mejor en Rusia [2018], no sé si en Qatar [2022], porque ojalá llegue una buena camada de jugadores, pero sí”.

“A la larga, si no hay tanta posibilidad para el mexicano y también no existen muchos que asuman la responsabilidad de destacar ante los extranjeros, obviamente que sí va a llegar un momento en que te perjudicará”.

Por lo que, desde su perspectiva, lo ideal es que todos los integrantes del medio nacional estén conscientes de la necesidad de generar a los futbolistas que, en el futuro, nutrirán a un combinado que hoy luce cubierto en los puestos de ataque.

Oribe Peralta (América), Javier Hernández (Real Madrid), Raúl Jiménez (Atlético de Madrid), Carlos Vela (Real Sociedad) y Giovani dos Santos (Villarreal) conforman su arsenal. El ‘Cepillo’ es el único que rebasa los 30 años de edad (31), por lo que la saturación de delanteros extranjeros o naturalizados “me tiene tranquilo. Tenemos a muy buenos delanteros en este momento”.

Lo que no significa que no vea a futuro y piense en lo que podría suceder, si la presencia de delanteros nacidos en México, dentro de la Liga MX, se reduce aún más.

“No es culpa, sino responsabilidad de todos”, ataja. “El jugador debe acostumbrarse a tener competencia alta para poder tener un mejor desempeño… Y también el directivo, además del director técnico, porque deben ver si es necesario el naturalizado o el entrenador que quiere traer a tanta gente con nombre y, de repente, no jugársela con un chavo. Todos tenemos responsabilidades y es importante que cada quien asuma la suya”.

Recuerda lo sucedido en el América con él y Raúl Jiménez, a quien le otorgó la titularidad y respondió, pese a que compitió con delanteros extranjeros o naturalizados, como Matías Vuoso, Narciso Mina y Gabriel Rey.

“Me gusta poner jóvenes, pero no todos cuentan con la misma calidad y depende de la forma de ser de cada quien”, recuerda. “El mexicano trata de aprovechar sus oportunidades”.

“Es cuestión de que el entrenador les tenga confianza, les dé todo el apoyo y empiecen a demostrar su calidad en la cancha. Es parte de lo que, hoy en día, tiene que hacer un mexicano, porque con tanto naturalizado y extranjero, tiene que entrar a una competencia en la que debe demostrar un nivel alto”.

Así es que, tras recibirla, esos mexicanos que anhelan una oportunidad deben “luego, luego, dar resultados para que los entrenadores les empiecen a tener mayor confianza”.

Con lo que las opciones para el Tricolor serán mayores.