Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Chapecoense rechaza “blindaje” contra el descenso

"No necesitan hacernos ese favor": Ivan Tozzo, presidente interino del club

El club Chapecoense, víctima de la reciente tragedia aérea en Colombia, rechaza que se le otorgue un “blindaje” deportivo para evitar un posible descenso en la Liga de futbol brasileña.

“No necesitan hacernos ese favor”, dijo el presidente interino del club, Ivan Tozzo, en una entrevista publicada hoy por el diario “Folha de Sao Paulo”.

“La disputa deportiva es sana y no una lucha de vida o muerte”, agregó el directivo. “La plaza tiene que ser conquistada dentro del campo”, señaló también un combativo Tozzo, que asumió el cargo después de que el anterior presidente muriera en el fatídico accidente del 28 de noviembre.

Varios clubes brasileños propusieron en los últimos días que el “Chape” sea blindado para que no pueda descender durante tres años del Brasilerao”, como muestra de solidaridad con el modesto club del sur de Brasil.

El Chapecoense perdió a 19 jugadores y a 24 miembros de su delegación, entre ellos a todo su cuerpo técnico y a varios directivos, cuando el avión en que viajaban a disputar la final de la Copa Sudamericana con el Atlético Nacional se estrelló cerca de Medellín por falta de combustible.

“No sería adecuado moralmente exigir que los clubes nos mantengan sin competir. No se trata de arrogancia”, aseguró Tozzo. “Si perdemos, vamos a caer. Si ganamos, vamos a ganar y seguir”.

Lo que el club sí necesita es apoyo financiero, agregó. “Para continuar como equipo de la Serie A vamos a necesitar dinero. No somos un equipo grande”, comentó Tozzo.

“En realidad, necesitamos que todos los patrocinadores nos ayuden porque perdimos a todos nuestros valores”, agregó. “De ese grupo que perdimos, varios jugadores estaban apalabrados con otros clubes y teníamos una fuente de ingresos importante”.

El Chapecoense, un pequeño club de provincias fundado en 1973, tuvo un ascenso meteórico en los últimos años en Brasil a la sombra de los
grandes clubes de Sao Paulo o Río de Janeiro. El “Chape” llegó en 2014 a la Primera División, después de despegar cinco años antes desde la Serie D del fútbol brasileño.

En Medellín debía disputar su primera final continental. La tragedia del Chapecoense generó en los últimos días una ola de solidaridad en
el fútbol mundial.

Varios jugadores se han ofrecido a ponerse la camiseta del“Chape” para apoyar la reconstrucción del equipo. El Barcelona de España invitó el jueves al club brasileño a jugar en agosto el tradicional trofeo Joan Gamper en el Camp Noucomo una forma de apoyo