Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

México, con lo justo a semifinales de la Copa de Oro

Con el mando del entrenador colombiano, ganó con poco, avanzó gracias a las carencias de los equipos de la Concacaf.

CIUDAD DE MÉXICO, julio 20 (EL UNIVERSAL).- La Copa Oro es un camino plagado de espinas, que al menor error provoca malestares, que a veces son mortales para los técnicos del Tri. Juan Carlos Osorio se mantuvo como un sobreviviente.

Su selección, por la mínima diferencia, eliminó a Honduras (1-0) se instaló en semifinales para enfrentar a Jamaica en Pasadena el domingo. México, con el mando del entrenador colombiano, ganó con poco, avanzó gracias a las carencias de los equipos de la Concacaf.

Primera vez que el “Amo de las Rotaciones” guía a los verdes a superar una ronda de eliminación directa, tras dos intentos fallidos (Copa América Centenario vs. Chile y Copa Confederaciones vs. Alemania).

Alivio tempranero. ¿Cuánto sufrimiento ahorró el gol a los cuatro minutos de Rodolfo Pizarro? Incalculable. Esa anotación permitió la serenidad en el Tri. Honduras comenzó a repartir patadas y codazos más rápido de lo habitual.

Jugada en la que Orbelín Pineda retrasó el balón a Jesús Dueñas, cuyo tiro-centro llegó a los botines del volante del Guadalajara para abrir el marcador (4’).

Juan Carlos Osorio alineó, pese a lo imposible de predecir a sus elegidos partido con partido, a un once coherente para sus estándares. Eso sí, siguió con su afán de habilitar a Edson Álvarez, central en su equipo, como lateral derecho.
Y México no se vio mal. El impulso de la anotación de vestidor le ayudó. Aplomo y control de la pelota, al menos en los primeros 30 minutos de partido.

La debilidad del rival quedó al desnudo. Nada a la ofensiva. Son más punzantes las conferencias de prensa de su estratega, Jorge Luis Pinto.

Ahí, el seleccionador de los catrachos suele despotricar contra los organizadores de la Copa Oro y prevé complots. Verborrea que en la cancha carece de sustento. Honduras sólo fue un fantasma incapaz de generar peligro. Por algo se fue de la competencia sin gol en cuatro partidos

México, sin mayor espectáculo o un funcionamiento de luces, cumplió con su cometido. Circuló la pelota, mantuvo un orden defensivo y ni siquiera tuvo manera de equivocarse. Los balonazos contrarios resultaron apagados por los zaguero se tricolores, quienes siempre tuvieron la ventaja numérica.

Pero el Tricolor de Osorio suele encontrar la manera de sufrir. Anoche no llegó la excepción. La pelota parada, única arma hondureña, obligó a Jesús Corona a evitar el empate. Un tiro libre de Romell Quioto salió desviado y a contrapié del meta de Cruz Azul, quien alcanzó a rechazar. Un suspiro salió de la banca mexicana.

Honduras intimidó por momentos a México. Un tiro de esquina de Alex López amenazó con convertirse en gol olímpico, pero Corona evitó el daño.

Los centroamericanos apagaron su ímpetu muy pronto para intercambiarlo por empujos y reclamos hacia los silbantes.
Los números indican que la Selección Nacional tiene tres victorias y un empate en la Copa Oro. Cosecha que aún es poca. En la zona, debería ganar, gustar y hasta golear. Todavía está lejos de encontrar las dos últimas.

La victoria de anoche le sirve a Juan Carlos Osorio para obtener un poco de credibilidad en su proceso.
Sin embargo, la fanaticada del Tri no quiere al seleccionador por lo que se ve en la cancha: victorias raquíticas.