Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Velan a Hijo de Perro Aguayo en Guadalajara

La madre del luchador, Luz Ramírez, agradeció el cariño y respeto mostrado a su hijo y señaló que no está en 'condiciones de hacer...

El Universal

La funeraria luce repleta en la ciudad de Guadalajara. Es hora de despedir al Hijo del Perro Aguayo. También es tiempo de cerrar heridas. La familia del luchador no quiere hablar más de posible “negligencia” médica en el deceso del luchador de 35 años de edad, durante una función realizada en Tijuana, Baja California.

Por la mañana, don Pedro “El Perro” Aguayo ha llegado para velar los restos de sus hijos. Únicamente ha agradecido con la mirada a los medios de comunicación presentes. No hay palabras en un momento cargado de dolor. Los restos de Pedro Aguayo Ramírez arriban minutos más tarde.

Ha pasado el mediodía cuando la madre del luchador, Luz Ramírez, emite un breve mensaje. “Buenas tardes a todos ustedes. Nosotros como familiares de Pedro queremos agradecerles a todos ustedes el cariño y el respeto que siempre le demostraron a Pedro. Entenderán que no estamos en condiciones de hacer ninguna declaración al respecto de la muerte de Pedro, pero el doctor Mario García Orozco, como familia y como profesional, podrá aclarar todas sus dudas. Muchas gracias”, sentencia, con voz entrecortada, antes de retirarse a la sala de velación.

Y es precisamente el doctor García Orozco quien toma la palabra. Pide, de entrada, respeto a la familia. No buscar sus impresiones. Tener consideración del doloroso momento. Enseguida, resta culpa a la empresa que organizó la lucha del viernes pasado en Tijuana. Rechaza hablar de “negligencia” y recuerda que en un deporte como ese, el riesgo de un accidente fatal es permanente.

Durante 18 años, ha trabajado con luchadores. Es muy cercano a la familia Aguayo. Operó al padre cuando un martinete le causó una lesión en la espalda que cerca estuvo de costarle la vida. También intervino al hijo del codo y rodillas. Explica que, a diferencia de lo que se ha especulado, en su opinión el golpe que ocasionó la muerte no ocurrió al caer del ring, ni fueron las patadas a los hombros propinadas por Rey Mysterio.

“La empresa, hasta donde sabemos, es una empresa constituida legalmente, que está acostumbrada a hacer estos eventos, que en un momento determinado pidió permisos, los obtuvo y cumplió con todos los requisitos, con Protección Civil, policía, bomberos y con la comisión de box y lucha correspondiente. Contrataron a los médicos y tampoco me corresponde decir si alguien tuvo o no la culpa porque no estuve ahí, no tenemos pruebas”, detalla.

“No quisiera hablar de negligencia porque no estuve ahí. Lo que me consta es lo que pueden ver en cada uno de los videos. Hablar de negligencia es muy aventurado. Todos quienes están en la lucha libre saben que el riesgo de muerte existe y lo sufrimos con don Pedro Aguayo, que estuvo también muy cerca de que sucediera eso, lo mismo lo sabe gente como Oro y otros que han caído en el ring”, asevera.

“Siempre que me hacen una pregunta similar, si es un accidente… la vida lamentablemente está llena de accidentes imponderables que no los pudimos controlar. En el futbol, en los toros, en el automovilismo, son accidentes. ¿Por qué se dan? No soy yo quién para decir por qué. Lo que vengo a decirles es lo que médicamente, como gente allegada que convivió con él, nos consta. Esto es con la finalidad de poner un alto a tantas suposiciones que a final de cuentas no sirven más que para mantener la herida abierta”, añade el médico

Y es que entre el mar de especulaciones, busca tranquilizar las aguas por bien de la familia. “Creo que se perdió demasiado. Nosotros lo perdimos como aficionados, como paciente, pero también hay gente que lo perdió como hermano, como madre y como padre. Allí va mi súplica nuevamente, que por favor si son tan amables no es el momento para seguir hostigando de alguna manera a gente que no les va a dar nada”, afirma, tajante.

Asegura que la atención no fue errónea. “Dos minutos de vestidores al ring (lo que tardaron los paramédicos) creo que fue expedito. Cómo hayan actuado, eso yo creo que está a la vista de todos, es inobjetable. Lo que sí les puedo decir es que si una puerta se utiliza para un traslado en esta situación, cuando no se cuenta con la camilla específica, estuvo bien realizado. Había dos ambulancia, cuando se exige una. No se trata de hablar en contra de nadie, las cosas están a la vista”, explica García Orozco.

Y finalmente, revela que en su opinión el golpe fatal ocurrió sobre el ring, debido a una desafortunada caída. “Lo que veo es que hay un periodo donde considero que pudo existir el trauma definitivo, cuando le dan unas patadas al pecho y golpea su nuca en la lona. Lamentablemente, la calidad del video es muy mala porque es de un aficionado pero ese tipo de percance es prácticamente idéntico al que sufrió Oro (también fallecido años atrás) y sabemos la historia cómo terminó”, señala.

Después de dicho golpe, el Hijo del Perro Aguayo todavía pudo incorporarse, fue sacado del cuadrilátero e incluso pudo volver. De acuerdo al doctor se trata de un periodo normal entre la fatal lesión y el desvanecimiento. Por lo pronto, la resignación aparece en la agencia funeraria de la ciudad de Guadalajara para entender lo ocurrido como un accidente y cerrar, de tajo, las heridas que a la familia ha provocado.