Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

La Jarochita se mide con Reina Isis con la mira en el aniversario del CMLL

Se miden este viernes en la Arena México, una rivalidad que sostienen desde hace más de una década

Septiembre del 2016 marcó un parteaguas en la carrera de La Jarochita, quien tras varios años de bregar en los enlonados profesionales, decidió darle un vuelvo a su trabajo, al integrarse a las filas del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL). Y sí, desde entonces todo cambió.

La heredera del Imperial, quien dejó atrás sus raíces en el puerto de Veracruz, ahora es el estandarte de la nueva generación de las ‘Amazonas’ de la empresa, que en el último año tuvieron un crecimiento sin precedentes.

“He tenido un avance que hasta a mi me ha sorprendido”, reconoce la enmascarada. “Pero cuando llegué al CMLL dije que no iba a ser del montón y lo estoy consiguiendo, salí del puerto de Veracruz para ser alguien y no he defraudado”, comparte.

La campeona nacional de parejas goza ahora del resultado de años de trabajo silencioso, pero no es suficiente, pues quiere su nombre escrito en la historia de la lucha libre femenil mexicana, en particular, de la que se practica en el CMLL.

Su objetivo es jugarse la máscara en la función de aniversario de la empresa, en septiembre próximo, “sería un sueño hecho realidad”. Y tiene en la Reina Isis, a la rival idónea para intentarlo. La tregua con ella se acabó sobre el ring de la Arena México.

“Hubo un momento en el que hicimos una pausa en esta rivalidad, pero en lo personal, siempre con la mentalidad de que me la iba a volver a encontrar, y llegó el día, este viernes en la Arena México será el mano a mano que tanto he esperado”, advierte la técnica.

La afrenta de ver su máscara rota prendió aún más la rivalidad que arrastra al menos una década de combate, una en la que La Jarochita se siente tranquila y segura de lo que puede conseguir. “Lo que me puede preocupar es confiarme de más, pero estoy ansiosa de que llegue esta lucha”.

Frente a un reto como el que está viviendo, está dispuesta a hacer lo que sea para no acabar con el rostro descubierto. “Por algo me dicen la técnica más ruda, puede pasar de todo, las reacciones que tengo arriba del ring son por el temperamento que tengo, cuando me pongo la máscara me transformo, escucho a la gente en la arena y no importa si me apoyan o no, me transformo, así que le voy dar más de una sorpresita a Isis”.