Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Se caldean los ánimos al final del juego

Fernando Guerrero marca el penalti a favor de Tigres, pero más allá de los reclamos en la cancha, fuera de ella también se desata...

MONTERREY, NL., octubre 1 (EL UNIVERSAL).- Fernando Guerrero marca el penalti a favor de Tigres, pero más allá de los reclamos en la cancha, fuera de ella también se desata la ardiante polémica.

El chileno Eduardo Vargas, quien había salido de cambio, se levantó, festejó y aventó una botella con agua en dirección a la banca del Guadalajara cuyos integrantes fueron en busca de él, pero fueron detenidos por los propios miembros del cuerpo técnico.

Mas no todo terminó ahí. Al concluir el juego los jugadores de las Chivas quisieron encarar al chileno. Matías Almeyda, técnico de las Chivas también iba en esa dirección cuando un individuo con casaca de fotógrafo lo encaró y le lanzó un golpe.

Los dimes y diretes continuaron hasta que Ricardo Ferretti y André-Pierre Gignac, lograron que los integrantes del plantel felino se calmaran, lo que también hizo Carlos Salcido con los del Guadalajara.

Al final, Matías Almeyda no quiso hablar acerca del incidente: “Para lo único que me acerqué a Eduardo Vargas, fuera para felicitarlo, es un gran jugador”, dijo en tono sarcástico. Sobre el penalti en contra, mencionó: “No fue, es claro, lo acabo de ver”.

Por otra parte, Alan Pulido quien salió de cambio y se teme que se haya fracturado el dedo pulgar del pie izquierdo, comentó: “Lo que hizo Eduardo no es de profesionales”, de igual forma comentó acerca del polémico penalti que se marcó al final del encuentro: “A muchos clubes les dolió demasiado que el Guadalajara haya sido campeón. Pero vamos a salir adelante de esto”.