Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Pumas da golpe de autoridad en la “selva”

La escuadra universitaria termina con la racha de Jaguares de un año y dos semanas sin perder en casa

El Universal

Nada es para siempre, y el invicto de un año de los Jaguares de Chiapas en casa llegó a su fin ante unos revividos Pumas, que de tener a Memo Vázquez con un pie fuera de la institución, ahora ya hasta piensan, a la larga, en pelear por meterse en puestos de calificación a la Liguilla.

Triunfo del Universidad Nacional por 0-2 gracias a dos latigazos ofensivos muy bien definidos por Ismael Sosa y David Cabrera y una gran actuación del portero Alfredo Saldívar quien mantuvo su cabaña en cero en los momentos de más apremio, de más urgencia.

Esto pone a los universitarios con once unidades, alejándose de los últimos lugares de tabla general, pero sobretodo acercándose a la confianza que el truinfo da, y que a los chiapanecos los hunde en la mediocridad de la que no pueden salir.

El juego de los Pumas no ha mejorado mucho tácticamente, es quizá el equipo más pobre en lo que nivel se le recuerda a Vázquez, pero por lo menos hoy (ayer) sacaron la casta, ese tan mentado espíritu puma que es vitoreado por su pasado, pero tan minimizado en su presente.

El partido lo dominó Chiapas en un 80 por ciento. Armenteros, Arizala y Vuoso hicieron cera y pavilo de la defensa capitalina, sostenida con unos hilos por el veterano Darío Verón, encargado de tapar los ataques del rival y de cubrir los errores de sus demás compañeros… Además de Saldívar.

El joven portero canterano, quizá se jugaba su última carta como titular. Su juventud hace que sus errores sean comprensibles pero cuando estos pesan en el marcador, ya no se puede sostener a nadie. Mas ahora se sacó la espina con atajadas importantes.

Adelante hubo fortuna y efectivdad. Un largo despeje de Van Rankin desde su propia área techó a Édgar Dueñas. Sosa, veloz y calculador, venció a un mal colocado ‘Matute’ García.

Enseguida Pumas se tiró atrás, comenzó la defensa heróica y se encomendó al “Santo Pollo”, un “santo” que no los dejó mal parados.

Ya cerca del final del juego, Pumas se acordó de pisar el área enemiga. Javier Cortez desbordó por la derecha y mandó el balón en diagonal para la entrada de David Cabrera quien con un disparo raso definió el partido.

Esta vez no hubo abrazo a Memo Vázquez ni muestras mediáticas de apoyo, en vez de eso hubo un triunfo que saca a Pumas del oscurantismo y lo hace pensar en un buen futuro