Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Porto de ‘Tecatito’ Corona gana la Copa de Portugal

Lograron su segundo título de la temporada tras la liga, gracias al doblete del congoleño Mbemba

El Porto logró hoy su segundo título de la temporada tras la liga, la Copa de Portugal, gracias al doblete del congoleño Mbemba, salvador de un equipo que quedó en la primera mitad con 10 tras dos imprudencias del colombiano Luis Díaz pero terminó venciendo al Benfica por 2-1.

El mexicano Jesús Corona fue titular y participó 80 minutos.

Benfica y Porto protagonizaron el duelo de la Copa en un estadio vacío por coronavirus que amplificaba órdenes de los entrenadores y juramentos e improperios de los implicados ante las frustraciones de la primera parte.

Si el Porto entró mejor en el juego, exhibiendo ofensivas rápidas y teniendo la mejor ocasión de la primera media hora, con un remate de ‘Tecatito’ Corona que obligó a lucirse a Vlachodimos, el Benfica fue eficaz a la hora de equilibrar la balanza, sacando en el proceso de quicio al rival.

La mejor prueba fue el colombiano Luis Díaz, que vio dos amarillas por faltas sobre André Almeida, la segunda de ellas con un golpe en la pierna tan imprudente que no dejó al árbitro.

Los “dragones” se quedaban en el 38 con diez en el campo y su entrenador, Sérgio Conceição, en estado total de irritación, que comenzó con la primera amarilla de Díaz.

Sus quejas tras la expulsión del jugador acabaron en su propia salida: Artur Dias le sacaba la roja en el 43, harto de sus protestas. Mbemba se alzó como héroe ya en el 47, con un cabezazo facilitado por una mala salida de Vlachodimos, desatando la alegría blanquiazul.

 

El congoleño confirmó el estado de gracia en el 59, a balón parado de nuevo, y el Oporto relajó a partir de entonces el juego, recreándose y buscando pasar el tiempo.

Comenzaban ya a celebrar el título cuando Diogo Leite cometió una falta sobre Rafa que se convirtió en penalti a favor del Benfica en el 83. Vinícius lo convirtió en gol un minuto más tarde, desatando así una carrera desesperada en los últimos minutos por conseguir el empate y forzar la prórroga, algo que casi consiguió Jota en el 90, pero no pudo ser.