Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Las joyas están de regreso

El Guadalajara se siente más poderoso cuando ve a su tripleta ofensiva en la cancha.

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 21 (EL UNIVERSAL).- El Guadalajara se siente más poderoso cuando ve a su tripleta ofensiva en la cancha. Le brillan los ojos cuando coinciden Ángel Zaldívar, Rodolfo Pizarro y Alan Pulido, porque su fuerza está en la combinación de su talento.

La ilusión de ser campeón, con ellos, aumenta, porque el equipo rojiblanco se nota punzante y con vértigo, según analizan los integrantes de la tercia rojiblanca.

Chivas juega esta tarde en casa la vuelta de las semifinales ante el Toluca. Tiene la ventaja del 1-1 obtenido en la ida por el gol de visitante. Si avanza, pondrá fin a una sequía de 10 años y medio sin poder acceder a la serie por el título.
La confianza está a tope para el Guadalajara. Su plantel está completo y su tridente se perfila para ver actividad sin problema.
Pizarro y Zaldívar se perdieron un mes de actividad futbolística por lesión. Matías Almeyda, técnico de las Chivas, los recuperó en el momento justo: la Liguilla. Hoy, el argentino los necesita en el terreno de juego para que el Rebaño se clasifique a la final del Clausura 2017 y deje en el camino al Toluca.

Este tridente ha marcado 14 de las 23 anotaciones que suma el Rebaño Sagrado en lo que va del certamen. De ahí la importancia que tiene para el popular equipo tapatío.
El problema para Almeyda es que tanto Pizarro como Zaldívar, tras sus lesiones, no ha podido tenerlos al 100 por ciento. El estratega del chiverío ha tenido que dosificarlos en la “Fiesta Grande”.

Aún no lograron ser titulares y se convirtieron en los revulsivos para tener mayor velocidad y creatividad al frente. Cuando coinciden los tres en la cancha se ha notado.

“Yo creo que en pocos minutos [en la semifinal de ida ante los Diablos Rojos] se vio todo. Rodolfo es un jugador que piensa diferente, marca diferencia. Con Zaldívar me complemento bien”, evalúa Pulido.
La generación de jugadas ofensivas para el Guadalajara pasa por los pies de un elemento que es clave, según el estratega rojiblanco.

“Pizarro es nuestro cerebro, es un jugador que sabe moverse muy bien y abrir espacios”, define Almeyda.

El propio camiseta 20 agradece las palabras de su entrenador: “La verdad es que desde que llegué al Guadalajara, Matías ha sabido darme la confianza, siempre siento su respaldo y no tengo más que entregarme en todos los partidos”.

Zaldívar, el último en recuperarse por una dolencia en un tobillo, agradece que pudo tener minutos en la ida. Pero más que puede participar junto a sus cómplices.

“Estamos ya en buen camino. Juntos podemos hacer las cosas para que Chivas esté en una nueva final”, se ilusiona el “Chelo”.