Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Detienen a mujer que escondió bengalas en niño

El Cuerpo de Investigaciones Judiciales de la Ciudad de Buenos Aires logró la identificación de las personas y su domicilio

Autoridades argentinas detuvieron hoy a una mujer que aparecía en un video forrando de bengalas el cuerpo de un niño para supuestamente introducirlas en el estadio de River Plate, donde se iba a jugar la final de Libertadores este sábado ante Boca Juniors, informaron fuentes de la Fiscalía.

Tras difundirse por internet el video en el que se ve a una mujer de espaldas usando cinta adhesiva para llenar el torso de un menor con pirotecnia -ambos con camisetas de River-, la fiscal Adriana Bellavigna inició una investigación para reconocer a los involucrados a través de sistemas de tratamiento de imágenes y tareas de investigación en redes abiertas de datos y redes sociales.

El Cuerpo de Investigaciones Judiciales de la Ciudad de Buenos Aires logró la identificación de las personas y su domicilio, y le presentó las pericias a la fiscal.
En las imágenes analizadas fue posible detectar el uso de un reloj en la persona que colocaba las bengalas al pequeño, objeto que se observó en otra imagen en una red social asociada a los identificados.

Con esos datos, Bellavigna solicitó la orden de detención de la mujer -que fue autorizada después por una jueza- por “poner en riesgo la vida del menor a quien tienen el deber de proteger”, delito penado con un mínimo de 2 a 6 años de prisión. Además del arresto, se realizó el registro de la vivienda de la mujer en búsqueda de la pirotecnia.

La fiscal pidió también el resguardo del menor involucrado para su protección y que la Asesoría Tutelar del Menorpueda evaluar si el niño puede estar en peligro bajo la tutela de los adultos identificados.

La Conmebol decidió el sábado aplazar varias horas, después postergar al domingo y finalmente aplazar hoy sin fecha el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors después de que varios jugadores xeneizes fueran heridos por las esquirlas de los vidrios del bus que los transportaba.

El autocar fue apedreado antes de entrar al estadio Monumental de Buenos Aires para jugar la final, y mientras decenas de personas se enfrentaban a la Policía en los alrededores del estadio de River, lo que generó fuertes disturbios.