Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Toluca y Leo Fernández le hacen la “diablura” a Chivas y empatan en los últimos minutos

Chivas llegó a 14 puntos y seguirá fuera de los primeros doce de la tabla, Toluca arribó a 18

La hazaña de las Chivas estaba a punto de consumarse. A pesar de jugar más de 65 minutos con diez, hombres, lograba sacar la victoria sobre unos pobres Diablos Rojos del Toluca.

Pero vino el talismán. Minuto 97, y Leo Fernández toma la pelota, aguanta la marca, se pasea por el área, recorta y saca un disparo que pega en el poste y se mete en la portería.

Locura en el Nemesio Díez. El consentido, el niño del Diablo, les rescató el juego.

Y Chivas que hizo mucho para sacar la victoria, se va como siempre, con un empate agridulce. Lo tuvo todo para ganar, lo desperdició por un descuido y una genialidad.

Chivas llegó a 14 puntos y seguirá fuera de los los primeros doce de la tabla, Toluca arribó a 18.

Cuando vino la expulsión de Carlos Cisneros (24’), Toluca de inmediato reaccionó y el joven Jorge Rodríguez se metió el área para ser derribado por Isaac Brizuela. De primera, el árbitro marco penalti, con apoyo del VAR, echó la decisión atrás.

Después de esa acción, Toluca consintió al Rebaño, que sobrellevó el juego, alargó el tiempo, tratando de sobrevivir a la inferioridad numérica.

Brizuela se le escapa a Valber Huerta y el Conejo falla en el área chica. Jordan Sierra anota pero el  tanto es anulado por fuera de lugar.

Ambriz echa su resto y mete a lo que le queda de su arsenal ofensivo. Leaño mete a JJ Macías para que haga un milagro.

Y lo hubo, gran recorte y gran pase de Fernando Beltrán para el delantero quien con maestría definió por encima del portero Gutiérrez (68’).

Con el gol, el juego se rompió. Ya sólo se jugaba e las áreas, pero la de Chivas estaba muy poblada y la de Toluca muy abandonada.

Fernández estrelló el baló en el portero chiva. El joven Violante hizo volar a Gudiño.  Los jugadores tapatíos se tiran en el césped, ganando tiempo.  Sanvezzo hace que el potero de Chivas mande el balón al poste.

Y cuando todo indicaba que la derrota sería de los de casa, en tiempo de compensación vino Fernández y rescató al diablo…