Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Se aplaza el Tour de Francia por Coronavirus

La carrera ciclista más famosa del mundo finalmente fue añadida a la lista de eventos deportivos suspendidos o cancelados por la pandemia del Covid-19

Después de semanas de esperar que el Tour de Francia pudiera seguir adelante según lo planeado a pesar de la pandemia de coronavirus, la carrera ciclista más famosa del mundo finalmente fue añadida a la lista de eventos deportivos suspendidos o cancelados.

Puede que aún suceda este año, pero está claro que la carrera de tres semanas no comenzará el 27 de junio en la ciudad Riviera de Niza como estaba previsto.

El presidente francés Emmanuel Macron tomó efectivamente esa decisión en su discurso ante la nación cuando anunció que todos los eventos públicos con grandes multitudes han sido cancelados al menos hasta mediados de julio.

“Dado que ahora es imposible que el Tour comience en su fecha prevista, estamos consultando con la (Unión Ciclista Internacional) para tratar de encontrar nuevas fechas”, dijeron los organizadores de la carrera el martes.

La última vez que el Tour no se celebró fue en 1946, con la nación todavía emergiendo de la Segunda Guerra Mundial. También se detuvo durante la Primera Guerra Mundial.

Mientras que el evento más grande del ciclismo podría ser desechado por completo, los organizadores están discutiendo posibles fechas posteriores. Los nuevos planes podrían anunciarse antes de finales de abril tras las discusiones entre el organizador Amaury Sport Organisation y la Unión Ciclista Internacional.

Celebrar la carrera sin legiones de aficionados en las carreteras y puertos de montaña de Francia —una idea propuesta anteriormente por la ministra francesa de Deportes Roxana M’r-cineanu— no es algo que los organizadores puedan favorecer.
Millones de aficionados ven la carrera de cada año en un ambiente festivo en muchas regiones. El evento de este año tiene 21 etapas, la más larga de ellas que se extiende 218 kilómetros (135 millas). Se necesitan miles de agentes de policía para mantener a las multitudes bajo control y ayudar a negociar un pasaje seguro para los pasajeros.