Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Verdugo con el bat, nuevo prospecto mexicano en la MLB

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 16 (EL UNIVERSAL).- La tradición del beisbol mexicano en las Grandes Ligas está ligada de forma estrecha con los lanzadores,...

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 16 (EL UNIVERSAL).- La tradición del beisbol mexicano en las Grandes Ligas está ligada de forma estrecha con los lanzadores, Fernando Valenzuela encabeza de lejos a la lista de peloteros aztecas que ha destacado en Estados Unidos. Sin embargo, en la historia existen casos de toleteros que brillaron con el bat. Desde Beto Ávila hasta Adrián González, pasando por Aurelio Rodríguez y Vinicio Castilla, no son mayoría, pero poco cambian la forma de ver al pelotero mexicano más allá de la frontera.

El mes de septiembre sorprendió al joven Alex Verdugo con la oportunidad de pararse por primera vez en la caja de bateo vistiendo la franela de los Dodgers, el rival eran Padres de San Diego y a sus 21 años disfrutó de su primer triunfo en las mayores. Nueve días después de su estreno anotó la única carrera de los Dodgers en la derrota de su novena, y lo hizo de la mejor forma, con cuadrangular solitario por el izquierdo.

Verdugo pertenece desde los 18 años a la novena angelina, para los que jugó en las sucursales de Arizona, Oklahoma y California, en un total de 438 juegos bateó para .300. Con ese palmarés representó a México en el Clásico Mundial celebrado en Guadalajara, y se perfila para encabezar el relevo generacional en la Gran Carpa.

TRAS SU HUELLA. Aunque son pocos, existen ejemplos aztecas de mucho valor en el pasado del mejor beisbol del mundo cuando de batear se trata. Nacido en julio de 1967, en Oaxaca, Vinicio Castilla formó junto a Andrés Galarraga, Dante Bichette y Larry Walker a los “Bombarderos de la Calle Blake” con los Rockies de Colorado en la década de los noventa. El “Vinny” es el mexicano con mayor número de jonrones conectados en Grandes Ligas con 320, como parte de sus 1884 imparables. Fue líder de carreras empujadas (131) en la Liga Nacional en la campaña de 2004 y seleccionado para dos Juegos de Estrellas. Ya retirado, dirigió al equipo azteca en el Clásico Mundial.

Adrián González nació en San Diego, California, pero creció y aprendió a jugar beisbol en Tijuana. Es mexicano de corazón y su pasaporte lo confirma. Debutó con Texas y ha defendido las franelas de San Diego y Boston, los Dodgers son su actual novena. Como primera base ha ganado tres Guantes de Oro y ha sido incluido en cuatro Juegos de Estrellas. En la temporada 2011 alcanzó su tope personal de imparables en un año con 213, ya suma 2 mil 8 y 310 cuadrangulares.
En la década de los 50 el nombre de “Beto” Ávila rompió paradigmas. El cañonero veracruzano fue el primer campeón de bateo mexicano con un grueso .354 en 1954. Conectó mil 296 indiscutibles en 11 años de carrera, también participó en el Juego de Estrellas y el Serie Mundial.

Jorge “El Charolito” Orta fue un segunda base fenomenal. Mazatleco de sangre, desplegó su talento durante 16 temporadas en Grandes Ligas, tiempo en el que forjó una carrera con mil 619 sencillos, 130 vuelacercas y 715 empujadas. Subcampeón de bateo (.316) con los Medias Blancas de Chicago en 1974, encabezó a la defensiva las asistencias (11) para un jardinero derecho en la Liga Americana, en 1981. Fue seleccionado para dos Juegos de Estrellas en 1975 y 1980.