Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

“Quiero ganar el domingo”

Lewis Hamilton ya está en México, listo para levantar su cuarta corona de Fórmula Uno.

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 26 (EL UNIVERSAL).- Lewis Hamilton ya está en México, listo para levantar su cuarta corona de Fórmula Uno.
Se le ve tranquilo, sonriente y centrado en su objetivo. El piloto de Mercedes sabe que no necesita ganar la carrera en el Autódromo “Hermanos Rodríguez” para ser campeón, un quinto puesto en la carrera es suficiente.
“Justo pensaba eso al llegar aquí”, dice el británico. “Pero quiero ganar el domingo… quiero celebrar bien”.
Hamilton recordó su primer título de F1, en 2008, cuando era un joven volante de 23 años de edad. En el Gran Premio de Brasil cruzó la meta en el quinto lugar, suficiente para la corona.
“Vi al piloto que quedó primero [Felipe Massa, en ese entonces de Ferrari] arriba en el podio festejando, mientras yo hacía lo mismo, pero desde abajo y con toda las miradas en mí”, continúa.
Hamilton asegura que correrá el GP de México como cualquier otro. “Si puedo lograr el mismo desempeño que en Estados Unidos, sería perfecto”.
El británico quiere subir al podio, celebrar con champaña y sombrero de mariachi. Tiene muy visto su festejo, ya que hasta trajo a su mamá, quien visita por primera vez la Ciudad de México.
Lewis es líder del campeonato, con 332 puntos, una ventaja de 66 sobre el segundo lugar, Sebastian Vettel (Ferrari).
De conseguir la hazaña, rebasaría los títulos de Ayrton Senna, su ídolo de la infancia. “Nadie será mejor que él. Lamentablemente, su carrera en F1 fue cortada cuando le quedaba mucho más por hacer. Con el simple hecho que digan mi nombre junto al suyo, es todo un honor”.
Desafiante circuito. La altitud de la capital del país y el ambiente de la afición tricolor hacen del Gran Premio de México todo un desafío.
“Son 2 mil 250 metros de altura ¿no? Es todo un desafío”, confesó el volante de Mercedes.
“De seguro van a escucharme por el radio respirando más fuerte de lo normal”, agregó.
Los pilotos de la categoría madre del automovilismo pueden perder hasta cuatro kilos durante la carrera. “Nada agradable”, bromeó.
Lo que más le emociona a Hamilton es la afición mexicana.
“Quiero darles una fiesta. Sé que en las últimas semanas han sufrido”, dijo en referencia a los recientes sismos. “Los mexicanos siempre son muy cálidos y se merecen el mejor espectáculo posible”.