Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Estas dos semanas, las mejores de mi vida: Djokovic

El número uno del mundo lleva una impactante racha victoriosa en China; el serbio suma diez títulos en torneos disputados en el país

El Universal

El tenista serbio Novak Djokovic, número uno del mundo, que hoy logró su tercer Másters 1000 de Shanghái, tras ganar el domingo pasado el Abierto de Pekín, con lo que firmó por tercera vez un “doblete” chino que ya hizo en 2012 y 2013, aseguró que “han sido las dos mejores semanas” de su vida.

Djokovic, que tras su resultado de hoy batirá a partir de mañana, lunes, el récord de puntos del circuito mundial de la ATP, con 16.785 (que ostentaba él mismo desde septiembre pasado, en el Abierto de EEUU), repitió varias veces hoy que se encontraba en su mejor forma como tenista y en el mejor momento de su carrera.

“Creo que en términos de estos dos torneos de estas semanas (Pekín y Shanghái), estas han sido las dos mejores semanas de mi vida, de mi carrera”, declaró: “creo que he jugado mejor tenis que nunca en estas dos semanas, en términos de doblete, de verdad, así es como lo siento”.

“La energía estuvo genial”, añadió, “no me cansé, siempre tuve un montón de intensidad, de concentración, con un alto nivel de rendimiento desde el primer partido en Pekín al encuentro de hoy. Estoy muy satisfecho con la manera en la que he jugado, es algo que me anima a seguir adelante y ojalá a mantener este nivel”.

En el partido de hoy, que ganó por 6-2 y 6-4 ante el francés Jo-Wilfried Tsonga, que llegó al torneo como número 16 mundial, “la clave estaba en devolver todos los servicios que pudiera, porque Jo es uno de los mejores servidores en este deporte”, y “lo ha demostrado en el segundo set y algún punto de ruptura en el primero”

Con todo, “en general me sentí siempre en control sobre el partido, como si lo hubiera hecho todo bien: gané muchos de mis juegos de servicio de manera muy cómoda, y simplemente no le permití meterse en el ritmo y en el partido”, analizó.

“El partido de hoy, y en general todo el torneo, me ha salido increíblemente bien”, afirmó.

De ahí que repitiera que 2015 está siendo “el mejor año de mi vida, sin ninguna duda: todo está funcionando genial”, por lo que dijo estar “muy agradecido por la oportunidad de estar jugando tan bien, con tanto éxito”.

“Obviamente, no quiero dejarme arrastrar por el éxito, porque quiero seguir jugando a este nivel durante muchos años, y sé que una de las cosas que tienes que hacer para seguir jugando a un alto nivel es permanecer determinado y comprometido con este estilo de vida que, obviamente, no es fácil, viajando todo el tiempo”.

“Por supuesto no puedo esperar ganar cada torneo”, comentó, “pero ahora ya tengo buenas oportunidades contra cualquiera, porque sé que me puedo ajustar al juego de cualquiera: jugadores que se vienen a la red, o jugadores que se quedan atrás, jugando plano o liftado”.

“He jugado tantas veces contra tantos jugadores, que con los años desarrollas esta especie de habilidad de ajustarte”, indicó.

Aun así, dijo, “creo que este año lo que he hecho bien es que no he esperado que otros jugadores tomen la iniciativa, lo he hecho yo primero, así que la calidad de mis primeros tiros ha sido mejor este año que nunca, creo yo, y esa es una de las partes principales de mi éxito en el juego”.

“Nole” comentó también cómo China es un lugar cada vez más especial para él, y para cuyo público sigue tratando de aprender nuevas palabras en mandarín constantemente, como demostró hoy diciendo desde la pista en un chino muy conseguido: “¡Hola! ¡Gracias por vuestros ánimos! ¡Os quiero, China! ¡Os quiero, ‘fans’!”.

Además, mencionó que le alegra ver que cada año que viene el estadio Qizhong de Shanghái le parece más lleno y que el tenis se hace más popular en el país, y en la rueda de prensa tras el partido confirmó que en China siempre viste de rojo (color también de su patrocinador japonés Uniqlo) porque le da suerte.

El rojo es un color tradicionalmente simbólico de China y de buen augurio, además del de la bandera comunista de la República Popular. “Sé que es el color nacional de la suerte, así que es mi amuleto aquí y mi manera de respetar a este país y a su color”, declaró el serbio.

“Cada año que he venido a China he sentido más y más apoyo y amor de mis fieles seguidores”, recordó, “y tengo que mencionarlo una vez más porque de verdad que es algo especial, gracias a ellos he conseguido jugar así de bien y reunir la energía necesaria para salir ahí y sacar lo mejor de mí mismo”.

“Y sí, intento aprender cada día un nuevo ideograma chino, una nueva frase… Tengo que trabajármelas más, porque he estado diciendo siempre lo mismo durante muchos años, así que espero que para estas fechas del año que viene me escuchéis decir un poquito más”.