Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

El Triatleta veracruzano Eduardo Salas, entre los mejores del mundo

El destacado deportista, es de ésos privilegiados que pueden presumir ese status, tras lo hecho en Kona

Por Santiago Morales Ortiz

 

 

XALAPA, Ver.- Ubicado entre los mejores del mundo en la categoría de novatos, el triatleta veracruzano Eduardo Salas Flores, trabaja intensamente en busca de la categoría profesional.
El destacado deportista del equipo Aqua Sport, es de ésos privilegiados que pueden presumir ese status, tras lo hecho en Kona, una de las grandes islas hawaianas en octubre pasado.
Pero no todo queda así, él quiere más y ya trabaja para conseguirlo, ahora en la categoría profesional tras el éxito en la 40-44 años, con consciencia de que no es algo para nada sencillo al buscar cruzar las distancias de tres mil 800 metros de nado, 180 kilómetros en bicicleta y 42 kilómetros en carrera pedestre.
Eduardo es prácticamente novato en este tipo de distancias, apenas ha pasado un año desde su debut y durante este 2015 buscará conocer aún mejor la prueba para adaptar el cuerpo.
Recordó que en el pasado Mundial de Kona no se había enterado de su logro internacional, porque todos los triatletas van con la misma gorra de natación y una numeración seriada, no separados por categoría.
“Entregué mi chip a la llegada a la meta y ahí un triatleta muy famoso, Dave Scott, me felicitó por el buen trabajo, le agradecí, y cuando me dieron mi resultado parcial para grata sorpresa decía que era yo 47 de la general, segundo de la categoría y súper contento”, acotó.
Y Salas Flores confesó que sufrió mucho durante el recorrido, al grado de que soltó lágrimas por el esfuerzo tan grande que realizó.
“Ahora tengo la inquietud, ya corrí 15 años la categoría profesional en la ITU (Unión Internacional de Triatlón, por sus siglas en inglés).

“Quiero ver qué tal puede ser mi rendimiento, buscar jalarme con los mejores del mundo, que sean ellos los que me marquen el ritmo”, comentó.
Regularmente, el veracruzano era de los que metían presión en las Series 70.3, que son los medio iron man.
“Obviamente sí hacía un gran esfuerzo, pero confiaba en que sí iba a tener un buen resultado; ahorita es algo nuevo, tratar de soportar el ritmo que lleva ellos.
“Kona me dio mucha satisfacción y confianza sobre todo, vi que puedo llegar a tener buenos resultados ahí”, sentenció.
Eduardo abrirá temporada el 22 de marzo con la Fuga de la Isla de Sacrificios en Veracruz, para empezar a sentir los trabajos de pretemporada, para que en mayo se enfoque a su primer iron man, que sería el Campeonato Norteamericano en Woodland, Texas.

“Estamos esperando la confirmación de la Federación para correr el Campeonato Mundial de la ITU en largas distancias, que va a ser en Suecia en el mes de junio.
“Cambia un poquito las distancias, nadas cuatro kilómetros, pedaleas 100 kilómetros y te bajas a correr 30 kilómetros, es un poquito más de la media distancia, pero sí hay que aplicarse un poquito más a la natación que es la prueba más larga”, apuntó.
En su calendario también está presupuestado competir en Austria, Barcelona y está en duda si irá a Panamá o Arizona para concluir, dejando fuera el Hawaii en 2015.
“Quiero darme el tiempo de agarrar experiencia, conocerme en la prueba, tratar de mejorar mi ciclismo, y probablemente buscar Kona el próximo año y tratar de ser favorito para quedar campeón del mundo”, agregó.
El deportista se ha ajustado ya a su nueva forma de entrenar, en la que nada mínimo cuatro kilómetros diarios, en un día largo rueda entre cinco o seis horas, pero promedio entre 60 y 130 kilómetros, dependiendo lo que exija la sesión; corre entre 20 y 25 kilómetros cada tercer día, por asunto de recuperación.

“Pero trato de hacerlo compatible con la familia, porque ya estoy casado, tengo hijos y hay que estar mediando eso.

“Entonces, sí ha sido complicado, por lo regular trato de hacer todo en la mañana y ya por la tarde mis actividades de trabajo normal”, explicó.

De hecho, confesó que le ha costado aprender a comer en la bicicleta, porque no ingería tanto alimento en las pruebas cortas.

“De repente voy haciendo el esfuerzo y hay que masticar algo y se me complica, porque o respiro o mastico, se me ha complicado ese proceso de aprender a que el alimento lo ingiera más rápido.

“También he probado productos que pueda sacarles provecho, me pasó dos semanas antes del iron man, probé un gel nuevo y a los 20 minutos estaba volviendo el estómago, no me cayó”, detalló.

Finalmente, indicó que la motivación para una prueba tan extenuante es su familia en la meta y además representar al país, que se oiga de México en el extranjero, con el reconocimiento del público.

150303salas1 150303salas2
<
>
Eduardo Salas