Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Roman Abramovich es separado como dueño del Chelsea; el banco le congela las cuentas

El banco inglés Barclays ha congelado las cuentas del Chelsea e inhabilitado temporalmente sus tarjetas de crédito

La Premier League anunció este sábado que ha despojado a Roman Abramovich de su cargo de dueño del Chelsea después de las sanciones que le impuso esta semana el Gobierno británico.

“La decisión de la Premier no tendrá impacto en la capacidad del club para seguir entrenándose y jugando sus partidos, tal y como dictamina el permiso recibido por el Gobierno hasta el 31 de mayo”, dijo la Premier en un comunicado.

 

 

Según anunció el Gobierno el pasado jueves, los activos de Abramovich quedan congelados, por lo que el club inglés no puede generar ningún tipo de ingreso a través de la venta de entradas, ‘merchandising’ y por operaciones de jugadores.

La Premier sí que deja abierta la puerta que el club pueda cambiar de dueños en los próximos días, pese a que la sanción del Gobierno no lo permite.

“La descalificación de un dueño normalmente supone la venta de su accionariado. Roman Abramovich ya ha declarado públicamente su intención de vender el Chelsea y el proceso ha comenzado. Bajo las circunstancias actuales, la venta de un club no está permitida. Sin embargo, entendemos que el Gobierno está abierto a conceder una licencia que permita vender el club”, añade el comunicado de la Premier.

 

El Chelsea no cuenta con tarjetas bancarias

El banco inglés Barclays ha congelado las cuentas del Chelsea e inhabilitado temporalmente sus tarjetas de crédito por las sanciones impuestas por el Gobierno británico que pesan sobre el club y su dueño, Roman Abramovich. 

El Chelsea, que no puede hacer operaciones con jugadores ni ingresar dinero a través de la venta de ‘merchandising’ y entradas, recibió un permiso especial del Gobierno para poder seguir operando y pagando a sus empleados, pero la entidad bancaria Barclays está a la espera de confirmar que puede dejarles sacar dinero sin incumplir las sanciones del Reino Unido.

Esto ha dejado al Chelsea en una situación muy delicada, ya que muchos de los empleados del club que tienen tarjetas en Barclays no pueden utilizarlas, además de que el club, sin acceso a esas cuentas, no puede pagar los salarios.

 

Pese al momento que atraviesa el conjunto ‘Blue’, en el club confían en que la situación mejore próximamente y que el Gobierno les permita seguir adelante con la operación de venta, lo que separaría al equipo de Abramovich y le permitiría volver a la normalidad.

Según dictaminó el Gobierno, el Chelsea solo podrá gastar 500 mil libras, en conceptos de catering, seguridad y limpieza, para los partidos de casa, además de que solo podrán asistir los socios y aquellas personas que compraran entradas antes del 10 de marzo.