Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Renato Ibarra trató de sobornar a la policía con 20 millones de pesos

El jugador también le ha ofrecido a su pareja llegar a un arreglo económico

Renato Ibarra le habría ofrecido 20 millones de pesos a los policías que lo detuvieron la noches del jueves pasado, por la “agresión” a su pareja Lucely Chalá.

La revista de espectaculos TvNotas relata los hechos con una entrevista a la agredida y también con testigos que aseguran que el futbolista del América intentó sobornar a los agentes que acudieron al llamado de las hermanas Chalá.

“Renato les ofreció 20 millones (de pesos) a los policías por parar todo, pero estos se negaron y lo llevaron a MP”, relata un allegado a la familia,  menciona la publicación.

Asimismo se menciona que el jugador le ha ofrecido a su pareja llegar a un arreglo económico, un convenido que parece ya está aceptado, pero que no se ha podido hacer oficial. “Sí, ya hay un convenio en donde le está ofreciendo a Lucely unos inmuebles y pensión alimenticia, pero no se ha cerrado por cuestión legal”.

LA AGRESIÓN

Lucely Chalán, pareja de Renato Ibarra relató a esta revista todo lo que vivió la noche del jueves con el americanista quien ahora está detenido en el Reclusorio Norte acusado de “violencia familiar agravada, tentativa de feminicidio y tentativa de aborto”.

La ecuatoriana dijo que esa noche los problemas comenzaron cuando Renato estaba fuera de su casa, debido a que había ido a rehabilitación de la lesión que no lo deja jugar con el América desde inicios de torneo.

“Mientras él estaba fuera, mi hermana y yo recibimos insultos de la familia de él, así que nos salimos de la casa y regresamos hasta la noche”, dijo.

“Para la noche ya estaba Renato y hablé con él para pedirle que calmara las cosas, que no hubiera problemas y se irritó. Renato y yo estábamos en la habitación y él me jaloneó del cabello y me empujó contra la pared. Lo hizo pese a que sabía que mi embarazo era de riesgo por la pérdida tan reciente que tuve. Mientras él me pegaba, sus familiares, en lugar de calmarlo, comenzaron a pegarle a mi hermana. En la casa estaba un amigo en común, Víctor, quien nos metió a un vestidor”.

Según Lucely cuando estaban encerrados en el clóset, Ibarra le gritó a sus familiares: “Vengan, péguenles. Atacaron a mi hermana; la tenían en el piso, la golpearon. A mí me tenían contra una pared mientras a ella le pegaban”.

Narró que ella protegía su vientre por el embarazo. “Estaba encorvada protegiendo a mi bebito. También estaba mi hijo presente viendo todo, y de eso Renato estaba consciente, mi niño gritaba: ‘No le peguen a mamá, déjenla’, tenía una espada y les quería pegar para defenderme (llora). Sentí mucho miedo y me encomendé a Dios…. ¡Él nos salvó!”.

Si otra hermana Karen, quién recibió un mensaje de las agredidas, fue la que llamó a la policía.

“Ella hizo la llamada a la policía. Cuando sus familiares se dieron cuenta de esto, se gritaron entre ellos: ‘Ya cálmense, que están llamando a la policía’, y pararon. Karen se levantó y yo le dije a Renato: ‘¿Por qué nos estás haciendo esto? ¿Te das cuenta de que estoy embarazada… ¡Llevo en mi vientre a tu hijo!’.

Como pude, agarré a mi hijo y con mi hermana nos fuimos al coche hasta que llegó la policía.

Le explicamos a la policía lo que ocurrió; los dejé pasar y detuvieron a Renato y a su familia; él se rehusaba a salir de la casa, hubo muchos gritos, forcejeos, hasta que lo sacaron. Él intentó de todo para que los policías lo soltaran”.