Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

¡QUE ARDA LA CAPITAL!

Han pasado 18 meses desde la última vez que Pumas y América se enfrentaron en una Liguilla del fútbol mexicano.

El Universal

Han pasado 18 meses desde la última vez que Pumas y América se enfrentaron en una Liguilla del fútbol mexicano. Fue en el Clausura 2013 cuando los azulcrema dieron cuenta de los universitarios por marcador global de 3-1, para después, coronarse en un agónico partido frente a la máquina del Cruz Azul.

Ahora, como en aquella vez, Pumas y América volverán a jugar la llave de cuartos de final.  América calificó como líder general con 31 puntos, empatado en ese rubro con Tigres y Atlas, mientras que Pumas se metió de última hora, con 24 puntos, al vencer 4-2 a Monterrey en la última jornada.

Oribe Peralta fue el fichaje bomba del América en el pasado mercado de traspasos. Proveniente del  Santos de Torreón, sobre su espalda pesaba una gran exigencia,  pues venía de dar los mejores torneos de su carrera. Medalla de oro en Londres 2012 con la selección mexicana sub-23  y pieza fundamental para la clasificación del Tri mayor a Brasil 2014.

Sus actuaciones con el América y la Selección fueron  menos luminosas que en sus tiempos en la Comarca, pero sus goles valieron puntos para la causa americanista y es pieza clave en el esquema del Turco. El Cepillo no es el clásico nueve, tiene una pierna derecha educada, gran habilidad de cintura, juega y hace jugar a sus compañeros. Ocho goles y cinco asistencias son sus cartas de presentación.

Del lado auriazul, Darío Verón se ha convertido ya, en un símbolo de la historia universitaria. Actual capitán de los Pumas, Verón puede presumir de haber estado en cuatro de los siete campeonatos que tienen los del Pedregal, sólo por debajo de otro símbolo como Sergio Bernal que tiene cinco campeonatos de Liga en sus vitrinas.

Darío es el pilar de la defensa auriazul; central paraguayo con gran anticipación, exacto en las coberturas y con un carácter a prueba de todo. Sus salidas desbocadas le han costado goles al equipo pero son más los aciertos que las fallas. Una pierna derecha precisa en los trazos largos y un juego aéreo imponente serán sus armas para enfrentar al América.

Oribe contra Verón, Verón contra Oribe. Marca contra regate; anticipación contra picardía; carácter indomable de ambos lados. La balanza está pareja, la mesa está servida y los ingredientes son los mejores para disfrutar, por mucho, de la mejor llave que nos ofrecen los cuartos de final del Clausura 2014. ¡Qué arda la capital!