Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Pocos llenan el mítico número 8 de Reinoso

Mateus Uribe llegó al América y de inmediato tendrá que llenar los zapatos de otros jugadores que portaron el número ocho en los dorsales...

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 8 (EL UNIVERSAL).- Mateus Uribe llegó al América y de inmediato tendrá que llenar los zapatos de otros jugadores que portaron el número ocho en los dorsales y que fueron campeones con las Águilas como Carlos Reinoso, Julio César Uribe y Frankie Oviedo.

Sin duda, el 8 más recordado por sus hazañas con el equipo fue Carlos Reinoso, quien logró dos títulos de Liga, un campeón de campeones, una Copa de Concacaf, una Copa México y con su gol ante Boca Júniors ganaron la desaparecida Copa Interamericana.

El siguiente fue Julio César Uribe. El peruano llegó a jugar para las Águilas a finales de los 80 y con su número ocho en la espalda ganó el título de liga en la temporada 1987-88, al vencer a Pumas.

Frankie Oviedo será uno de los retos a seguir no sólo porque portó dicho número, sino porque también es colombiano. El volante cafetalero salió campeón con las Águilas en el Verano 2002. Cabe recordar que el mediocampista cambió su número al siete.
Aunque Joaquín del Olmo no levantó el título de Liga, formó parte de aquellas “Águilas negras” de Leo Beenhakker y luego de esa aventura se fue a jugar a Holanda.

NO DIERON EL ANCHO. El primero que se recuerda de ellos fue un jugador canterano llamado Rubén Abarca, quien era un jugador promesa y se le dio el 8 de Reinoso, que ya estaba retirado y no destacó.

El siguiente es Jesús Eduardo Córdoba, quien estuvo de 1992 a 1995 y a pesar de que jugó la final 1990-91 ante Pumas, no logró levantar el trofeo con las Águilas.

Alberto García Aspe dio la vuelta olímpica con Pumas con la playera ocho, pero su estancia en Coapa con ese mismo número no fue nada afortunada, pues en dos años que estuvo allí no sobresalió como se esperaba.

En la época más reciente, ese número se ha satanizado en Coapa, pues sus portadores sólo han causado pena y mala suerte.
Leonardo Fabio Moreno fue el primero de tres cafetaleros en usar el 8. El colombiano estuvo 32 partidos en dos etapas con los amarillos y sólo metió seis goles.

El siguiente es Marcelo Lipatín, atacante quien estuvo menos de dos años y logró 20 tantos, pero nunca figuró para ser campeón de goleo.

El uruguayo Vicente Sánchez en Toluca tenía el 11 en su playera, al llegar a Coapa siguió con ese número, pero no fue titular en esa campaña, por lo que cambió al ocho; sin embargo, su suerte no cambió en nada.

Tampoco pudo con el paquete Federico Insúa. “El Pocho” estuvo dos años con los de Coapa con 30 partidos y ocho goles a su favor. Además, salió peleado con Jaime Ordiales, quien era director deportivo de los azulcrema.

Andrés Andrade sólo estuvo año y medio con ese número. En esos tres torneos jugó 44 partidos, logró sólo seis goles y de allí se fue a jugar al León.

EN BLANCO. Rodrigo Valenzuela portó 50 partidos el número y aunque en 2005 salió campeón con las Águilas fue suplente y casi no jugó. Además, no metió un sólo gol.

El irse sin anotar en América con el ocho en la espalda también fue la suerte de Luis Fernando Saritama, Israel Martínez y más recientemente, Moisés Velasco.

También Vuoso
En su primera etapa como americanista, Matías Vuoso portó el número ocho, pero sólo estuvo seis meses en Coapa y después regresó a Santos. A su regreso Al América ya lució el 30.