Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Hermano de Brizio defiende el penalti de Cruz Azul a pesar del reglamento

El hermano del presidente de la Comisión de Arbitraje Arturo Brizio, defendió la validez del gol de penalti que marcó Jonathan Rodríguez

Eduardo Brizio, exárbitro, ahora analista por TUDN y hermano del presidente de la Comisión de Arbitraje Arturo Brizio, defendió la validez del gol de penalti que marcó Jonathan Rodríguez de Cruz Azul en el juego ante el Mazatlán

Eduardo Brizio se ha convertido en redes sociales en el defensor de su hermano y en la polémica decisión del silbante Óscar Macías en el Mazatlán vs Cruz Azul no fue la excepción. 

Aunque en las tomas se nota que el jugador de la Máquina toca el balón en más de una ocasión al ejecutar la pena máxima, el menor de los Brizio tiene otra argumentación,para la acción en donde el central Óscar Macías y el VAR Adonaí Escobedo dieron anotación.

Y es que aunque el reglamento dice que “si el ejecutor del penal volviera a tocar el balón antes de que lo toque jugador- se concederá un libre indirecto”, Eduardo Brizio defendió la decisión del árbitro central en el Kraken, lo que lo ha llevado a recibir todo tipo de críticas por parte de los especialistas.

Reglamento actualizado IFAB,  encargada de definir las reglas del fútbol a nivel mundial y sus futuras modificaciones por parte de la FIFA.

Tomando como arma de comunicación, el Twitter, Eduardo Brizio trató de explicar: “La cosa no es que lo toque dos veces ; sino, que lo vuelva a tocar cuando ya está en juego !… al no moverlo CLARAMENTE… no estaba en juego !!!”.

Y fue más específico: “Para la regla de juego “jugar dos veces” el balón significa volverlo a jugar una vez que se puso en juego. Se pone en juego al ser pateado y moverse CLARAMENTE!”.

Además de arremeter contra quienes se atrevieron a decir que el gol estaba mal validado: “No les dará pena discutir y acusar sin tener los conocimientos suficientes?… sentirse “expertos” cuando no lo son?”.

Y finalmente”citó” una parte del reglamento en donde se apunta: que el balón “estará en juego una vez que haya sido golpeado con el pie, y se mueva con claridad”.