Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Gritos homofóbicos que la FIFA se quedó sin sancionar

La FIFA se ha quedado sin sancionar varias acciones racistas en otras partes del mundo

Ahora que la Federación Internacional de Futbol Asociado (FIFA) ha vetado a la Selección Mexicana durante sus primeros dos partidos como local en la eliminatoria a Qatar 2022, los cuales deberán jugarse a puerta cerrada, vale la pena recordar que el organismo rector del balompié mundial no ha sido del todo parejo con expresiones de esa índole -o hasta más graves- en otras partes del mundo.

Mientras en México se debate si el polémico “¡Eeeeeh, puto!” tiene una connotación homofóbica, en el resto del mundo se han dado otras expresiones que la FIFA ha dejado pasar por alto o no han sido castigadas de forma tan severa.

 

RACISMO EN EUROPA

Los gritos en contra de algunos jugadores, por su color de piel, en Europa son constantes. Futbolistas como Moussa Marega, Kevin Prince Boateng, Danny Rose y Daniel Alves han sido presas de insultos racistas que van desde sonidos en los que se imita a simios hasta arrojarles plátanos a la cancha.

La mayoría de ellos han salido del campo de juego, molestos, y los que decidieron encarar al público -como Marega y Boateng- incluso fueron amonestados por el árbitro, lo que elevó su molestia.

En la mayoría de los casos, la sanción fue económica, pero jamás trascendió a lo deportivo.

MUESTRAS ANTISEMITAS

Mostrar animadversión hacia los judíos también es algo que se presenta con cierta frecuencia, sobre todo en el viejo continente.

En 2017, el sector más radical de los fanáticos de la Lazio, llamados los “Irreductibles”, mostró imágenes de Ana Frank -la icónica pequeña judío-neerlandesa asesinada por los nazis- con playeras de la Roma y la leyenda “Hinchas de la Roma, judíos”.

Pese a que se generó un enorme escándalo, no hubo una sanción fuerte.

POR RELIGIÓN

En febrero, durante un partido de la Europa League entre el Estrella Roja y el Milan, el atacante sueco Zlatan Ibrahimovic fue llamado “balija asquerosa” por varios aficionados. En Belgrado, ese término se usa de forma peyorativa contra los musulmanes.

El astro no respondió, pero el cotejo se efectuó de forma normal y no hubo castigo alguno.