Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Copa Oro. Momento de presión para “El Piojo

La obligación por ganar el certamen radica en conseguir el medio boleto a la Copa Confederaciones

El Universal

Sin la misma circunstancia con la que llegaron técnicos como Javier Aguirre y José Manuel de la Torre a las ediciones de 2009 y 2011 de Copa Oro, Miguel Herrera enfrenta esta competencia en los momentos de mayor presión desde que tomó la dirección técnica de la Selección de México.

En 2009, el “Vasco” tomó el mando del Tri cuando el boleto a la Copa del Mundo Sudáfrica 2010 estaba más que comprometido y su primera competencia oficial fue la Copa Oro 2009.

Más allá que se conquistó el título al golear 5-0 a Estados Unidos, en el certamen, Aguirre vivió una situación que bien le pudo haber costado el puesto.

En el partido de primera fase ante Panamá, Aguirre le dio una patada en la pierna a Ricardo Phillips, cuando éste buscaba un balón pegado a la banda.

Al final, el castigo le salió barato al estratega, que fue suspendido sólo tres partidos por parte de la Comisión Disciplinaria, además que se le aplicó una multa a la Federación Mexicana de Futbol (FMF) . 

Cuatro años después, “Chepo” de la Torre enfrentó la Copa Oro luego de fracasar de manera rotunda en la Copa Confederaciones Brasil 2013 y de tener muy comprometido el pase al Mundial Brasil 2014.

Con un equipo alternó al que disputó el certamen en suelo sudamericano, De la Torre logró llevarlo hasta semifinales, donde Panamá los dejó fuera, con lo que aumentaron las críticas y se abrió más el camino hacia su destitución.

Pese a que el camino a Rusia 2018 no ha comenzado, el “Piojo” llega a este torneo con una serie de críticas por el fracaso en la Copa América Chile 2015, pero también por comentarios que escribió en redes sociales, en apoyo a un partido político el día de la elección.

En el torneo continental apenas logró rescatar dos unidades, luego de empatar ante Bolivia y ante el anfitrión Chile, además de un revés con Ecuador.

La obligación por ganar el certamen radica en conseguir el medio boleto a la Copa Confederaciones Rusia 2017 que le permita luchar con Estados Unidos por el pase completo y así no fracasar en el torneo al que se le dio prioridad en este verano.