Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Andrés Guardado juega en goleada del Betis contra el Valencia

Andrés Guardado entró al minuto 63 del partido, mientras que Diego Lainez se quedó en la banca en la victoria del Betis ante el...

El Betis superó con claridad (4-1) al Valencia, ante el que exhibió un buen juego con el que confirma el buen momento de forma en el que está actualmente y que le tiene en plena lucha con los primeros de la tabla. Todo lo contrario que el conjunto levantino, que suma la séptima jornada sin ganar y que no encuentra solución para volver a ser el del arranque de la temporada.

El defensa brasileño Gabriel Paulista, en la primera parte, acortó la desventaja (2-1) con la que Borja Iglesias había puesto a los suyos en el Benito Villamarín, pero en la segunda no hubo dudas y los locales, con dos tantos más, del argentino Germán Pezzella y Juanmi Jiménez, cerraron el partido con goleada.

Fue un partido con dos sensaciones contrapuestas, la de Betis, con ganas de seguir su progresión hacia los puestos mas noble de la tabla, después de dos victorias consecutivas en LaLiga, y la del Valencia, que llegó Sevilla con el objetivo de romper una racha de seis jornadas consecutivas sin ganar, lo que le ha frenado en la zona templada después de gran inicio de torneo.

Fueron los del técnico José Bordalas los que gozaron pronto de la primera ocasión clara de marcar, cuando a los cuatro minutos Jesús Vázquez, quien jugaba su primer partido como titular, remató fuerte desde el área grande e hizo trabajar con acierto al meta chileno Claudio Bravo, quien además tuvo el reflejo de rectificar al desviar el balón su compañero Víctor Ruiz, quien volvía al centro de la defensa bética después de varias semanas de bajo por lesión.

Puedes leer: “Luis Romo minimiza partido contra América”

La respuesta del equipo del chileno Manuel Pellegrini no tardó mucho en un periodo de tanteo pero también de zarpazos. Borja Iglesias recuperó en un baló, se fue rápido hacia el área rival y el paraguayo Omar Alderete le hizo falta.

En principio, el árbitro Isidro Díaz de Mera señaló el derribo fuera del área pero, tras indicación del VAR, cambió su decisión y señaló un penalti que transformó Borja Iglesias poco antes de cumplirse el primer cuarto de hora.

El conjunto visitante tuvo que remar pronto contracorriente y lo intentó, como en un acción del brasileño Marco André, sustituto este miércoles del uruguayo Maxi Gómez, aunque los locales también se aprovecharon de las necesidades del rival para ir rápido a las inmediaciones de meta neerlandés Jasper Cillessen en busca del segundo, como lo pudo hacer el francés Nabil Fekir, quien estrelló el balón en un poste a los veinticinco minutos.

La formación verdiblanca entendió mejor la situación del partido y a la media hora Borja Iglesias logró ese segundo tanto, en el que contó con la colaboración del lateral francés del Valencia Dimitri Foulquier, en el dio el balón para despistar a Cillessen.

 

Mucho ya en contra para el equipo de Bordalás y mas por el hecho de que los de Pellegrini no bajaron su intensidad, pero, pese a ello, el defensa brasileño Gabriel Paulista sí pudo conectar con el marco bético antes del descanso y dejar para la segunda parte un 2-1, no antes de una nueva consulta con el VAR por posible falta al portero.

El goleador velencianista, después de marcar, no pudo acabar el primer período, y fue sustituido por el francés Mouctar Diakhaby, al resentirse de un golpe en la cabeza que sufrió minutos antes al chocar con Fekir.

Poco había pasado en los inicios de la segunda parte, porque el Betis controló bien en el centro del campo y al Valencia le constó encontrar las vías para hacer peligro, hasta que rebasado el primer cuarto de hora el central Pezzella, libre de marca, puso el 3-1 con un cabezazo a la salida de un córner.

Con media hora por delante, el Valencia se encontró otra vez mucha tierra de por medio y más cuando pocos minutos después Juanmi puso el 4-1 y también su cuarto gol en lo que va de temporada, con lo que pareció que el partido ya se acabó, sólo con la incertidumbre de si el Betis metía alguno mas ante un rival con los brazos bajados.