Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

“Aficionados de Monterrey parecían animales”

Daniel Hernández fue testigo presencial y grabó cuando el aficionado de Tigres fue golpeado y apuñalado por seguidores de Monterrey

Daniel Hernández fue testigo presencial y grabó cuando el aficionado de Tigres fue golpeado y apuñalado por seguidores de Monterrey.

Hernández venía junto con algunos amigos detrás de la caravana de la porra de los felinos que se dirigía al estadio Universitario.

“Venia con amigos en un auto, hasta llevábamos a nuestra novia”, cuenta a EL UNIVERSAL Deportes.

En una de las avenidas de Monterrey, “nos encontramos al microbús que traía a la caravana de los Tigres, pero curiosamente sólo estaba ese micro, venía solo, siempre van dos o tres juntos y lo más extraño es que no había ninguna patrulla cerca, cuando siempre los escoltan, ahora no fue así”.

En un semáforo: “Nos adelantamos y de un momento a otro vi como se bajaban del micro, cuando nos fijamos de otro micro adelante, también descendía gente de Rayados”.

 

El choque fue inminente. “Nosotros traíamos una bandera, íbamos con playeras de Tigres, pero al ver su actitud tan violenta nos las quitamos y metimos la bandera. Aún así un seguidor de Rayados nos aventó una lata de cerveza al coche, le empezamos a gritar: ‘nosotros no somos, no somos’, como que nos entendió y nos gritó ‘ya vete’”.

Y pasó lo más dramático: “Vi al chavo de Tigres que venía corriendo, le metieron el pie y se cayó. Todos los de Monterrey se fueron sobre él como animales, era lo que parecía que eran, animales. Lo golpearon, lo patearon, le aventaron piedras”.

 

Para Daniel esto es muy trágico, “es lo que derramó el vaso. Son dos o tres veces que esta situación sucede… Lo que les digo, como aficionado que soy, es que ya se sobrepasaron, uno puede aguantar puñetazos, pero tratar de quitarle la vida a alguien…”.

La Liga “también es responsable de esto, solapan todo esto. Son animales, lo que hicieron fue comportarse como animales… No está nada bien… En qué cabeza cabe…”.