Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Renata Zarazúa confiesa que no podía dormir previo a sus juegos en Roland Garros

El nervio de jugar en un Grand Slam, sobre la arcilla de Roland Garros, le quitaba el sueño

Renata Zarazúa no podía dormir en París. El nervio de jugar en un Grand Slam, sobre la arcilla de Roland Garros, le quitaba el sueño.

Era su presentación en un torneo de esta magnitud, rodeado de una pandemia de Covid-19, y bajo la mirada global.

“Este año ha sido de experiencias increíbles, pero esta última semana en Roland Garros, una sorpresa para muchos, pero yo sabía que podía lograrlo y creo que voy en el camino correcto. Para mí, lo más importante es continuar con los pies en la tierra y seguir preparándome”, comentó la tricolor, tras su participación en el Abierto de Francia.

Zarazúa ganó 6-1 y 6-2 su primer partido en Roland Garros, sobre la francesa  Elsa Jacquemot, pero, en su cumpleaños 23, el 30 de septiembre, fue eliminada por Elina Svitolina, la quinta mejor jugadora del ranking de la WTA (6-3, 0-6 y 6-2).

A pesar de que estaba en otro continente, Renata recibió cientos de mensajes de apoyo, mismos que leyó con mucho entusiasmo.  “[Jugar un Grand Slam] fue algo que una mexicana no lo hacía en mucho tiempo, la emoción de la gente me hizo sentir muy bonito y me motivo a ganar los más partidos posibles”.

 

La capitalina reconoció que le costó dormir por la emoción que le generaban los nervios de jugar sobre la arcilla parisina, sobre todo, en la segunda ronda, previo a su cumpleaños. A pesar de que destrozó 6-0 a la ucraniana en el segundo episodio, no logró clasificar a la siguiente parte del certamen.

“En el tercer set, lo que más me costó fue controlar el nervio, por todo lo que pasa por la cabeza y siento que me desconcentró un poco y Svitolina aprovechó esa oportunidad”, relató.

Zarazúa se prepara para jugar el Australian Open del 2021, lo que será su segunda participación en un Grand Slam, confiada en que lo aprendido en París le ayudará para llegar más lejos en Merbourne.

“El tenis es mucho de experiencia y eso juega muchísimo en tu contra o favor. Entonces, a la próxima estaré más preparada, al acumular eso con los años, y ganar partidos. En un Grand Slam no te regalan nada, debo prepararme lo mejor posible para Australia y mi meta es mejorar cada día, más allá del torneo que juegue”.