Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Isaac Mizrahi revela que se fue de México por el bien de su familia

La salida de Isaac Mizrahi, tanto de Cruz Azul como de Monterrey, no fueron por causas deportivas

Desde el 2008, Isaac Mizrahi no dirige en México. Su último equipo fue el Monterrey.

 

Extrañamente, el director técnico no ha vuelto a los banquillos, aunque no le apura. No está retirado ni mucho menos, pero no vive en el país, por tema de seguridad.

“Tuve oportunidades para dirigir en los años siguientes. Cuatro equipos se me acercaron, me pedían cerrar un torneo, pero después no había un proyecto y mover a la familia a ver qué pasa, pues está complicado. No había un buen soporte para trabajar”, confiesa.

Luego vino la parte personal. Cuando se dio el secuestro de Rubén Omar Romano en el 2005, quien en ese entonces era el técnico de Cruz Azul, Isaac quien fungía como su auxiliar actuó también como uno de los principales negociadores para que liberaran al argentino.

Eso lo marcó: “Seguí teniendo  poco de problemas con lo del secuestro aquel, y entré en pánico. Tuve que salir del país para proteger a mi familia, esa es la realidad”, menciona.

Pero nunca dejó de prepararse: “Fui a Europa, Barcelona, Madrid, Inglaterra, a Italia. En el ADN tienes el futbol. Fui asesor de tres equipos de la MLS. He estado inmerso, me actualizo”.

No lo niega, le gustaría dirigir, pero también “puedo decir que estoy en paz con el futbol. Ni me debe ni le debo. Si se da la oportunidad y dirigir, que bendición y si no se da, pues no se dio y no me quedo frustrado. Estoy a mano”.

 

LAS SALIDAS DE MIZRAHI

La salida de Isaac Mizrahi, tanto de Cruz Azul como de Monterrey, no fueron por causas deportivas.

“De Cruz Azul salí porque era lo mejor para ambas partes, después de lo que sucedió con Salvador Carmona”, la alineación indebida en las semifinales del Clausura 2007. “Yo tenía contrato por un año, me pidieron que me quedara, pero lo mejor para ambas partes, era dar un paso al costado”.

Y con Monterrey, no lo dejaron iniciar el torneo de Apertura 2008. “Monterrey estaba y está  secuestrado por la afición. No era algo de paciencia. (Jorge) Urdiales y Luis Miguel (Salvador) -directivos en aquella época- sabían el problema interno que había. Yo convenzo al Chupete (Humberto) Suazo de que se quedara después del Interliga, y mientras eso pasaba, la gente en Monterrey pedía mi salida y la directiva la concedió”.
Ese equipo de Rayados, con gente como Jesús Arellano, Felipe Baloy y el mismo Chupete, “tenía muchos problemas internos. Me tocó cerrar dignamente y la intención era reajustar para el siguiente año. Había potencial, tan es así que cuando llegó Ricardo (La Volpe) pelearon cosas buenas”.

Simple y sencillamente en Monterrey, las cosas no han cambiado: “La directiva le hace mucho caso a su afición. A Hugo González (portero que regresó al club) lo van a reventar y es un buen portero. La afición sabe que tiene un peso específico y por otra parte, en la acera de enfrente, en Tigres, les vale un cacahuate lo que diga la gente. Ahí si te sientes protegido por tu directiva, en Monterrey te sientes desnudo”.