Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Edgar Rivera, primer mexicano en clasificar a una final de Londres-2017

El mexicano, que vive y entrena en Colonia (Alemania), logró superar la altura de 2,29 metros en el primer intento

El especialista mexicano de salto en alto, Edgar Rivera, se convirtió en el primer atleta de su país en clasificar a una final del Mundial de Londres-2017, tras superar este viernes la primera ronda de la prueba, igualando su récord nacional.

El mexicano, que vive y entrena en Colonia (Alemania), logró superar la altura de 2,29 metros en el primer intento, lo que le sirvió de pasaporte a la final del domingo, después de sufrir en el 2.26, que solo pudo pasar en la tercera tentativa.

Antes había pasado en el primer intento las alturas de 2.17 y 2.22 metros.

Con esa altura de 2.29, igualó el récord de su país, que había instaurando el propio Rivera en 2016, superando en un centímetro su mejor registro de la temporada (2.28).

Los organizadores habían puesto una marca de 2.31 metros, como registro para pasar a la final, una altura en la que el mexicano falló en sus tres saltos.

Pero la marca de 2.29 le sirvió para ser uno de los doce mejores entre los 27 participantes, terminando séptimo de su grupo y décimo en el cómputo general.

“Estoy muy contento por lograr llegar a la final. Hemos dado un primer paso y creo que será una final muy pareja. Estamos bien concentrados para hacerlo bien en esa final”, afirmó a la AFP al término de la prueba.

Edgar Rivera sabe que en la final no estará entre los favoritos, pero se ve capaz de dar la sorpresa y pelear por alguna medalla.

“Las medallas, cualquiera puede ganarlas. Yo quiero ser un contendiente ahí, voy a darlo todo en la final”, prometió.

Edgar Rivera, de 26 años, es el mediano de tres hermanos que sobresalen en atletismo, con el mayor, Luis, como emblema de la familia, tras su bronce en salto largo en el Mundial de Moscú-2013.

Este es el tercer Mundial de Edgar Rivera, después de no conseguir superar la ronda de calificación ni en Daegu-2011 ni en Moscú-2013. Tampoco pudo alcanzar la final en los Juegos Olímpicos de Rio en 2016, por lo que cumplió en Londres su desafío de superar por fin esa ronda de calificación y estar en la final.