Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Diablos Rojos caen ante los Padres en el nuevo “infierno”

Dolorosamente para los capitalinos, la cortina de su nueva casa se abrió con un 11-2

Desde el lanzamiento inaugural de Arturo López, la tarde pintaba gris para los Diablos Rojos del México, que a pesar del gran ambiente que generó la afición en las gradas del recién abierto Estadio Alfredo Harp Helú, fueron sometidos por una contundente novena de prospectos de los Padres de San Diego, que se adjudicaron tanto el primer hit, como el primer extra base y la primera pelota volada en el parque escarlata.

 

Dolorosamente para los capitalinos, la cortina de su nueva casa se abrió con un 11-2  en contra de los locales.

Previo al grito de play ball, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, lanzó una simbólica primera esférica. “El beisbol es más que un deporte, requiere cabeza, corazón y carácter. Quiero terminar agradeciendo a Alfredo Harp Helú, principal promotor del beisbol en México… Seguiremos ponchando a la mafia del poder”, dijo al micrófono López Obrador, quién fue abucheado por una gran parte del público.

Este primer duelo de una serie a dos encuentros (el segundo se juega hoy, en punto de las 13:00 horas), se disputó con pelotas Rawlings y no Franklin, la marca que será la oficial de la Liga Mexicana de Beisbol a partir de la temporada 2019, que comienza la próxima semana.

Entre el roster de Padres lucen algunos peloteros mexicanos, como el jardinero Tirso Ornelas, quien surgió de la academia del México. Además, nombres como Blake Hunt, Michael Gettys y Xavier Edwars encabezan el line up. Precisamente Edwards fue quien conectó el hit número uno en la historia de este diamante, en la entrada inicial.

 

El único rubro a la ofensiva en el que los dueños de este recinto sí figuran como los primeros, es en marcar carreras. Después de dos entradas en cero, Diablos anotó el 1-0 parcial, gracias a un elevado del tercera base Adonis García, quién impulsó a Armando Araiza para emocionar a los 20 mil fanáticos que coreaban “¡Vamos Diablos!”, pero que comenzaron a desalojar el estadio cuando la diferencia de rayitas era de 10.

El poderío de los toleteros de Padres quedó demostrado en la cuarta entrada. Con Guillermo Moscoso como relevista en el montículo, cuatro carreras le dieron la vuelta al encuentro en favor de San Diego. Por si guerra poco, ya en la sexta, Michael Gettys sepultó toda posibilidad de los Diablos con el primer cuadrangular de este estadio. El segundo y tercero corrieron por cuenta de Blake Hunt y Jack Suwinski, respectivamente

 

Al final de la noche, con el ánimo decaído y las dudas al por mayor, la afición local abandonó el recinto mucho antes de la última entrada.

El repertorio musical que incluye Emanuel, Luis Miguel y algunas canciones de reggaetón y banda, así como las ocurrencias de Rocco y Roccy, animaron las caras largas el Harp Helú, que también vivió su primer apagón, previo al último capítulo, en dónde el México llenó las bases por primera ocasión.

Una inauguración triste para el infierno escaltara, que además de ser señalado como uno de los estadios de beisbol más espectaculares de México, ahora será recordado como el coso que vio a los prospectos de San Diego apabullar al mejor roster de los Diablos Rojos, en las primeras nueve entradas jugadas sobre su impecable diamante.