Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Un campeón que gana 3 mil pesos por pelea

Adrián Domínguez tiene el título superligero del Consejo Mundial de Kickboxing, pero no vive de sus pleitos

El Universal

La etiqueta o el prestigio que deja ser campeón mundial podría hacer pensar que la vida económica de un deportista está resuelta. Pero en el kickboxing la realidad es muy diferente, al ser una disciplina que en el radar de los deportes de contacto apenas es detectada. Sin embargo, la satisfacción de seguir sembrando la semilla de este arte marcial es la paga para muchos de ellos.

Adrián ‘Tepaneca’ Domínguez es un mexicano que ostenta el título superligero del Consejo Mundial de Kickboxing, pero ni el reinado ni las defensas que ha realizado se han reflejado en su bolsillo, pues apenas obtiene tres mil pesos por combate.

“Por ahora no peleo por el dinero, ya que los pagos son mínimos. A veces cobro tres mil pesos o menos, eso pues no alcanza para vivir, ni aunque tenga dos peleas por mes”, señaló Domínguez quien tiene récord de 29 triunfos, tres derrotas y un empate.

Para compensar lo que deja de percibir por combatir, el mexicano se dedica a dar clases particulares a niños y adultos para sostenerse.

“Junto con mi papá doy clases de kickboxing, tenemos varios alumnos, ya que son varias academias las que tenemos. Con eso solventamos los gastos que se nos presentan”, sostuvo el monarca, que no descarta subir de categoría, ante la falta de rivales que existen en la división de los 62 kilogramos.

Otra de las recompensas que tiene el ser peleador son los viajes, algo que ‘Tepaneca’ espera se repita más seguido, pues sostiene que enriquecen su formación personal y deportiva.

“Muchas veces lo único que le pedimos a los empresarios son los gastos de transportación y viáticos, ya que queremos pelear en el extranjero. He ido a Argentina y Perú, donde me coroné, y sé que son grandes experiencias. En otros países también tenemos que castigar la paga”, sostuvo.

Tan sólo en los gastos de preparación, Domínguez afirma se gasta más de tres mil pesos al mes, pues incluye citas con el nutriólogo, gimnasio y suplementos alimenticios.

“Ahorita una nutrióloga me está echando la mano, pero más o menos tres mil o cuatro mil pesos es lo que se gasta para un buen entrenamiento”.

Además de conservar su campeonato y buscar uno o dos más en otras categorías, el capitalino externó que uno de sus sueños es poder ir a Asia, concretamente a Tailandia, donde el kickboxing es el deporte número uno y casi una religión.

“Uno de mis anhelos es ir a Tailandia, creo que tengo el nivel para competir en ese país, donde mi deporte es el favorito de la población. Tengo compañeros mexicanos y sudamericanos que han ido y han tenido buenos resultados, entonces yo me he propuesto ir algún día. También en Europa existe un buen mercado para el kickboxing, pero es cuestión de esperar”, dijo el peleador mexicano, quien también busca que el deporte se popularice más en el país.