Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Porristas de NFL, una lucha contra el acoso sexual

Un trabajo realizado por el periódico The New York Times compartió momentos incómodos que sufren animadoras al representar a sus equipos

Para muchas personas, ser porrista de un equipo profesional podría ser el trabajo de su sueños, pero la realidad no es tan mágica como la expectativa.

Un trabajo realizado por el periódico The New York Timescompartió momentos incómodos que varias animadoras -principalmente NFL– experimentaron al representar a los equipos en fiestas u otras reuniones sociales.

Las mujeres denunciaron acoso sexual por parte de aficionados que en estado de ebriedad  se acercan con ellas para fotografiarse pero sobrepasan los límites.

“Cuando tienes un sujetador push-up y una falda con flecos, a veces, lamentablemente, parece que viene con  permiso de ser ofendida “, dijo la animadora Titans, Labriah Lee Holt.

“Nunca experimenté (acoso sexual), nada cuando algún integrante del equipo ya sea jugador o administrativo.Pero definitivamente lo experimentas cuando te encuentras con gente que ha estado bebiendo cerveza”, denunció Lee Holt.

Y es que actuar durante los partidos, no es la única responsabilidad de las porristas que a menudo acuden a celebraciones promocionales donde interactúan con los fans.

En México, empresas que auspician o venden productos de la NFL u otra liga profesional de Estados Unidos promueven convivencias con grupos de animación durante todo el año.

En entrevistas con docenas de porristas actuales y anteriores, la mayoría de ellos de la NFL, pero también representando a la NBA y la NHL, describieron la explotación sistemática de los equipos que se benefician al enviarlos a reuniones previas al juego y otras donde son sometidos a ofensivas sexuales. comentarios y toques no deseados por los fanáticos.

Una animadora que prefirió el anonimato señaló que los equipos pueden cobrar hasta 1,200  dólares por cada porrista que acuda a la reunión, pero ellas solo son recompensadas con 100 dólares.

El artículo de The NY Times cita el caso de los Cowboys de Dallas, los cuales les dan indicaciones a sus animadoras para lidiar con la situación.

“Nos enseñaron, si alguien te está poniendo manos más allá de lo permitido , cómo navegar eso. Nos dijeron qué decir, como, ‘Eso no es muy agradable’, ser dulce, no grosero. Usar un lenguaje corporal para ayudar a disuadir la situación. Nunca seas malo. Nunca. Siempre cortés. Porque si no fuera por los fanáticos, no estaríamos aquí, así es como se suponía que deberíamos pensar en esto “.