Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Niños Triquis, queridos en el mundo

Visitarán a los Rockets de Houston, seis de ellos tienen beca en Alemania y próximamente se dará una plática en Japón.

El Universal

El proyecto deportivo educativo que han hecho trascender los niños triquis sigue llamando la atención en el mundo, y ahora visitarán a los Rockets de Houston, seis de ellos tienen beca en Alemania y próximamente se dará una plática en Japón.

“El equipo de los Rockets de Houston de la NBA está muy emocionado y le impactó esta situación de los niños y cómo han salido ante tanta carencia, y es un orgullo como mexicano que este tipo de equipos se fijen en la niñez. Mañana nos recibe” , señaló en rueda de prensa el entrenador del equipo triquis de basquetbol, Sergio Zúñiga.

Adelantó que en enero próximo van a viajar a Alemania para participar en la Copa de basquetbol de ese país y a cerrar un lado de becas a las que en primera instancia asistirán seis niños triquis para luego buscar que vayan otros.

“En enero vamos a estar en la Copa Alemania en Stuttgart y se va a cerrar un lado de becas para seis niños; regresamos, vamos otra vez en febrero y regresamos en julio. Esto es un ejemplo de que cuando se trabaja con la niñez en su momento, se pueden lograr grandes cosas” .

El objetivo de esas becas, explicó que no es que los niños emigren, “si no que se preparen para enfrentar y estudiar con nuevas formas que México necesita” .

Sobre el interés que hay en Japón por su proyecto, explicó que irá en agosto de 2015 a ese país para platicar sobre éste, pues los japoneses quisieron copiar y aplicarlo pero les resultó imposible hacerlo.

“Se acercaron conmigo a mediados de julio y me dijeron: ‘Sergio, nosotros como japoneses somos muy buenos, copiamos y mejoramos, pero no hemos podido copiar tu modelo, por eso te invitamos’, y el próximo año vamos a estar con ellos en agosto.
” Son dos semanas que vamos a estar allá, no sólo para mostrar el deporte sino este nuevo proyecto educativo integral para el que me preparé nueve años, dejé de ver a mi familia dos años, pero ahora tengo más de dos mil niños y más de 200 entrenadores indígenas. Esto me cambió la vida”, dijo.