Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Empacadores aplastan a Vikingos

Aaron Rodgers lanzó tres pases de anotación y Green Bay aplastó 10-42 a Minnesota en el primer juego de la quinta semana de...

El Universal

Aaron Rodgers lanzó tres pases de anotación y Green Bay aplastó 10-42  a los Vikingos de Minnesota en el primer juego de la quinta semana de la NFL.

Rodgers pidió calma cuando Green Bay, considerado entre los contendientes de la Conferencia Nacional, se puso con marca de 1-2.

El quarterback lució la semana pasada y ahora completó 14 de 19 envíos para 156 yardas y dejó el partido luego de tres cuartos, la diferencia en el marcador era grande, para ser  sustituido por  Matt Flynn.

El corredor Eddie Lacy tuvo su mejor juego de la temporada al sumar 105 yardas, con un par de anotaciones.

Con el resultado, Green Bay ligó su segunda victoria consecutiva y por ahora se colocó segundo en la División Norte de la Conferencia Nacional, sólo superado por los Leones de Detroit (3-1).

Minnesota se vio afectado por la ausencia de su quarterback novato Teddy Bridgewater, quien se perdió el juego por lesión del tobillo.

Su puesto fue ocupado por Christian Ponder, quien fue interceptado en un par de ocasiones en el juego.

Minnesota ahora tiene récord de 1-3.

Los Empacadores le dieron rumbo al encuentro desde el primer cuarto, cuando Rodgers le mandó pases de anotación de ocho y 66 yardas a Reggie Cobb y Jordie Nelson, para poner la pizarra 14-0.

En el segundo cuarto, Julius Peppers interceptó un pase a Ponder y regresó el balón 49 yardas hasta las diagonales. Davante Adams consiguió la primera anotación de su carrera al recibir una espiral de 11 yardas de Rodgers y el marcador era 28-0 al descanso.

Lacy le dio tintes de paliza con sus anotaciones de 11 y 10 yardas en el tercero para poner la pizarra 42-0.

Green Bay le bajó a las revoluciones en el cuarto final y Minnesota rompió el cero con anotación terrestre de seis yardas de Ponder.

Blair Walsh pateó un gol de campo de 26 yardas para recortar la desventaja, pero la historia ya estaba escrita para unos Empacadores que ahora sí hicieron valer su  condición de local.