Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Un mundo subterráneo de incomprensible belleza

La espeleología es una ciencia auxiliar de la geología que estudia el origen, morfología y formación de cavernas subterráneas naturales

El Universal/Javier Vargas

La espeleología es una ciencia auxiliar de la geología que estudia el origen, morfología y formación de cavernas subterráneas naturales. En su modalidad exploratoria, es un deporte muy complejo y peligroso, por lo que su práctica requiere preparación y experiencia. Bajo la superficie terrestre hay espacios fantásticos que en la antigüedad eran considerados mágicos y temibles, pero desde el siglo antepasado, son lugares de investigación y de prácticas deportivas.

El iniciador de la espeleología moderna es el científico francés Edouard Alfred Martel (1859- 1938), quien dedicó su vida a su exploración y estudio.

Una expedición espeleológica consta de cuatro etapas: estudio del terreno, descenso, reconocimiento y retorno al exterior. La primera y la última corresponden al aspecto deportivo, las otras, al científico. Entre sus atractivos destacan el conocimiento de lugares asombrosos, formados por arroyos y ríos subterráneos, rocas, estalagmitas, estalactitas e incluso por una flora y fauna peculiares. Los expertos distinguen dos tipos de cavernas: las horizontales, que pueden tener una gran longitud, y las verticales, formadas por simas que suelen llegar a grandes profundidades.

Para la simbología, las cavernas son “regiones subterráneas de abismos terribles, habitadas por monstruos que simbolizan el inconsciente, sus fantasmas y sus peligros.” También se les considera receptáculos de energía telúrica y templos que esconden vestigios glaciales.

Dotadas de un evidente simbolismo femenino, constituyen un santuario en el que confluyen lo cerrado y lo oculto. Para los pueblos prehispánicos, representaban el vientre de la tierra, lugar de refugio, morada de los dioses, recintos funerarios e inframundo.

Entre las principales conquistas espeleológicas destacan la exploración de la sima Berger, en Francia, con más de mil metros de descenso, y la de Piedra de San Martín, que une los territorios de Francia y España. En México destacan las grutas de Cacahuamilpa, ubicadas en el estado de Guerrero, y consideradas como las más imponentes y hermosas del mundo; las grutas de García, en Nuevo León, las de el Sótano del Barro, en Querétaro, el Zacatón, de Tamaulipas, el Sótano de las Golondrinas, de San Luis Potosí; el sistema Cheve, de Oaxaca; las de Coconá, Tabasco, y muchas otras.

Se trata de lugares mágicos que constituyen un valioso patrimonio turístico, científico y cultural que hay que conocer y preservar.