Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Andrés Lagos, una historia del futbol

151028andres
Joe Andrés Viveros Lagos, un futbolista que probó las mieles del estrellato y que continúa sus sueños del balompié a pesar de muchos tropiezos...

Por David Retureta Valencia
El futbol es algo que te da y te quita en dos segundos. Un día puedes estar disfrutando de la fama y las mieles del triunfo, al otro estar de regreso a tu vida cotidiana y monótona, pero lo que te hace diferente es el aprendizaje que obtienes y las ganas de seguir tus sueños.

 

Joe Andrés Viveros Lagos, joven futbolista xalapeño que se forjó en varios clubes de la capital veracruzana, de visita en la ciudad que lo vio nacer, aprovechó para hablar de su experiencia como jugador de filiales y equipos de primera división, además de aconsejar a quienes quieran dedicarse al futbol a seguir una vida académica paralela al deporte.

 

Desde los cinco años, Viveros Lagos inició su andar en el balompié, y lo hizo en la escuela Cremonese, donde después pasó a las filas del también equipo xalapeño, Pachuca Deculsa, desde donde recibió su oportunidad hacia el profesionalismo.

 

Para Andrés Viveros o “El Pata” como le dicen sus amigos del futbol, el apoyo familiar es fundamental para alcanzar lo anhelado, ya que sin ellos no hubiera llegado a donde llegó y no hubiera aprendido todo lo que ya sabe a pesar de su corta edad de 21 años.

 

“El pata” recordó su paso por las filiales de Querétaro, Tigres, Pumas y Puebla, donde se dio cuenta que la vida de un futbolista en realidad es complicada, a pesar de que sí económicamente sea bueno.

 

“El fútbol te da cosas buenas, te lo da todo, donde casi te sientes jefe, pero también así como te lo da, te lo puede quitar. Yo aprendí muchas cosas y me emociona que ahora pueda servir como ejemplo para niños que quieren lograr destacar en este deporte, pero además me motiva a seguir intentándolo”, dijo el futbolista de apenas 21 años de edad.

 

Por último, el zurdo contención recalcó a los padres que ayuden a sus hijos, que los motiven e inspiren a hacer lo que deseen, ya sea en el futbol, otro deporte o cualquier ámbito de la vida, ya que sin sus consejos y auxilio, es triplemente complicado alcanzar los sueños.

<
>