Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Todo mundo quiere ver a las Chivas

160205chivas
El Rebaño ha vendido una cifra récord de abonos para toda la temporada; supera el 60 por ciento de entradas

El Universal

Estruendoso es el grito: “¡Chivas, Chivas!”. Retumba la tribuna del estadio Omnilife. El graderío luce repleto. La escena se ha vivido ya dos veces, en los primeros encuentros como local del Rebaño Sagrado durante el Torneo Clausura 2016. Y amenaza con repetirse, por una simple razón: el Guadalajara tiene vendida una cifra récord de abonos para toda la temporada.

Según las cantidades a las que ha tenido acceso este diario, el conjunto tapatío tiene 26,831 butacas ya colocadas entre aficionados que han pagado de forma anticipada su presencia en cada uno de los nueve encuentros como local del actual certamen.

La casa del equipo rojiblanco, de acuerdo con su página oficial (www.estadioomnilife.com.mx) tiene un aforo total de 44,310 aficionados (20,415 en planta alta; 19,603 en planta baja y 4,292 en los 333 palcos existentes). Es decir, con la distribución de abonos, que se ha disparado de forma exponencial e histórica para la institución, se tiene vendido 60.55 por ciento de la capacidad del inmueble.

De las 26,831 butacas que se encuentran vendidas, tan solo previo a comenzar el actual Clausura 2016 los aficionados rojiblancos compraron 14,950 mientras que otros 2,856 adquirieron tarjetas de acceso por 12 meses, que incluye también el siguiente torneo, cuyo calendario aún no se conoce. Los restantes 9,025 lugares ya colocados corresponden a los llamados abonos multianuales, que se extienden hasta periodos de cinco años.

Así, el Rebaño Sagrado ha conseguido una cifra nunca antes alcanzada y ha asegurado entradas superiores al 60 por ciento de la capacidad de su casa, gracias a la venta de los llamados Chivabonos, cuyos precios fluctuaron entre los 780 pesos en la cabecera superior, hasta los 5,400 pesos de la zona Chivas premier poniente, la más cara del estadio.

Para fomentar el interés de sus seguidores en adquirir la cultura de la compra previa, el Guadalajara incluyó en el Chivabono, además de los 9 partidos de Liga, los de Cuartos de Final y Semifinal si llegara a esas instancias de la Liguilla (siempre y cuando su tarjeta reporte asistencia a todos los de fase regular), además de los tres duelos de la ronda de grupos en la Copa MX.

Razones del incremento. En Guadalajara, la cultura del abono prácticamente no existía hasta hace algunos años. En Monterrey, por ejemplo, tanto Rayados como Tigres cuentan con aproximadamente 40,000 mil lugares vendidos desde antes de comenzar la temporada y, por ello, sus respectivos estadios lucen permanentemente llenos, sin importar la marcha del equipo.

Chivas está todavía alejado de esa cifra, pero los 26,831 lugares que se encuentran ya vendidos para esta temporada, representan un récord para el club, tras una positiva respuesta de su afición a diversos factores. El primero de ellos es el calendario, pues al Rebaño Sagrado le toca recibir varios duelos interesantes en el Clausura 2016.

El campeón Tigres, Toluca, León, Pumas y Dorados, por tratarse de un involucrado directo en la lucha por evitar el descenso, son adversarios que llaman la atención. Pero el principal “gancho” para atraer seguidores es, sin duda, la disputa de los dos Clásicos, el Nacional ante América y el Tapatío frente al Atlas, en el estadio Omnilife. Con el abono, los seguidores aseguran su lugar y evitan los problemas de reventa que este tipo de encuentros suelen ocasionar.

De acuerdo con las fuentes consultadas, otro factor que impulsó la venta de Chivabonos fue la llegada del técnico Matías Almeyda con una propuesta futbolística ofensiva y la obtención de la Copa MX, pues después de ese título aumentaron las confirmaciones de renovación entre quienes ya eran dueños de un lugar en la tribuna el torneo pasado.

En la pretemporada pasada se dio el último elemento que incrementó la colocación de abonos. En la contratación de dos futbolistas, el Guadalajara invirtió 14 millones de
dólares: 8 por Carlos ‘Gullit’ Peña, proveniente de León y 6 por Orbelín Pineda, que jugaba para el Querétaro. La respuesta de la afición se reflejó en la compra de butacas para toda la temporada.

Así, con poco más del 60 por ciento de la capacidad vendida previamente, el resto no tardó en ser adquirido por los aficionados en los primeros dos partidos como local del Clausura 2016. Dos días antes de enfrentar a Veracruz en la fecha uno y Tigres, en la tres, la directiva anunció boletaje agotado. Y el caso “amenaza” con repetirse, tras alcanzar una cifra récord de abonos